España 2019: Hamilton vence al sopor

Nos podrá dar más o menos pena, que nos resulte un hecho apropiado por unos motivos y perjudicial por otros, pero si la cita de Montmeló desaparece del calendario de F1 no podremos decir que se va una de las (objetivamente) más emocionantes. Su continuidad es algo que aún está en el aire, no así como el dominio de los Mercedes en un comienzo de 2019 en el que esperábamos más igualdad entre los tres mejores equipos. El sábado fue Bottas el encargado de demostrarlo pero tras la salida de domingo fue Hamilton el que tomó el relevo.



El finlandés dio una de las palizas más contundentes que un compañero de equipo ha dado a Lewis en  una clasificación en sus años en la F1. Pero Valtteri no remató. Salió bien pero a su alrededor lo hicieron mejor. El británico se puso primero y él segundo, y visto lo visto durante todo el fin de semana sería difícil cambiar esas posiciones. Nos quedaba la pelea por el podio que, en principio, tenía a los Ferrari como favoritos aunque la plaza que quedaba se la llevó un Verstappen sólido, rápido y centrado. Leclerc perdió parte de sus opciones en otro sábado con errores y Vettel en una salida en la que arriesgó pero falló. Después, ambos se vieron perjudicados por las timoratas decisiones de su equipo, las lentas paradas frente a los garajes y la ya permanente caída de rendimiento tras los anuncios de mejoras.


Tantos problemas sufrieron que hasta Gasly llegó a superar a Leclerc aunque el monegasco se defendió bien y metió en apuros al de Red Bull ante el mejor de los Haas. Magnussen no rindió nada mal y volvió a dejar claro que, aunque ninguno son un conjunto de virtudes, está muy por delante de un Grosjean que puntuó por los pelos después de defender posición al límite de la legalidad ante su compañero primero y después antes Sainz. El danés y el español estuvieron acompañados en el "podio del resto" por un Kvyat que pudo estar más arriba si no hubiera sido porque su equipo le condenó en una parada nefasta. El punto que restaba debería haber sido para Albon pero no aprovechó el buen rendimiento de su Toro Rosso para superar a un Grosjean que sumaba por primera vez en 2019.



La zona baja la sigue cerrando de forma destacada un equipo Williams que sale de España con una duda resuelta y otra planteada. Intercambiaron los chasis entre sus pilotos ante las quejas de Kubica y Russell volvió a superar al polaco, y quizá con más claridad que nunca. La duda sobre el chasis de Robert se disipaba pero hacía que creciera sobre su rendimiento así que los de Grove ganan razones para buscar un sustituto que aporte más dinero a un equipo falto de fondos, ideas y progresión. Lo único bueno para los británicos es que otras escuderías como Alfa RomeoRacing Point, y hasta Renault y McLaren, parecen haberse estancado o retrocedido en su desarrollo. Especial es el caso de la antigua Force India, muy lejos del rendimiento demostrado en años anteriores. Lo único que hicieron fue animar algo la carrera con el toque entre un lento Stroll y un optimista Norris que tiró una carrera en la que parecía ser más competitivo que su "veterano" compañero Sainz.



El choque entre Lando y Lance no cambió la decoración del podio, apenas animó un poco la pelea por las tres posiciones siguientes, pero si lo logró con las cuatro plazas restantes con derecho a puntos. En esta guerra se demostró que Haas y Toro Rosso estaban a buen nivel, que McLaren no debe dormirse y que Renault preocupa. Los cambios de posición entre sus pilotos y las pocas escaramuzas que protagonizaron fueron lo único que animaron una cita con su continuidad en peligro. Veremos si España da el adiós (que será un hasta luego) al mundial de F1 como antes ya han hecho otros países y si el escenario que le da continuidad sigue siendo un circuito perfecto para probar pero no tanto para competir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario