Abu Dabi 2018: Un broche y muchas incógnitas

Por muchos motivos estas líneas de texto se han retrasado pero no podían dejar de existir. La última carrera de 2018 se esperaba cargada de emoción pero no de lucha en pista aunque nos sorprendió a todos, sobre todo en la primera parte de una cita con incidentes, toques y alternativas que ayudaron a que lo que suele ser tedioso fuera muy divertido. Lo que no lo fue es el susto que nos llevamos con Hülkenberg, que voló cuando cerró con demasiado celo la trayectoria de Grosjean. Ese accidente hizo salir al coche de seguridad y Mercedes aprovechó para arriesgar con Hamilton, adelantar la parada y, aunque de forma arriesgada, ganar el tiempo necesario para asegurar una victoria  que se antojaba complicada.


Pero la noche cayó sobre Abu Dabi y los rivales del británico también. Bottas falló y no pudo escoltar a su compañero con la esperanza de que le devolviera la victoria que el finlandés le brindó sin rechistar en Rusia. Valtteri cierra la temporada 2018 de F1 sin triunfo y en quinta posición, lejos de los registros de su primer año como escudero de un Hamilton que ha completado una segunda mitad de campeonato impresionante.

Vettel y Verstappen completaron el podio. El alemán apenas pudo inquietar a Lewis y el holandés volvió a hacer una carrera agresiva para superar los problemas que tuvo en el inicio de la carrera. Se vio en el medio del pelotón y adelantó como un poseso ante la poca o nula resistencia de rivales que prefirieron no meterse en líos con él, sobre todo un Ocon que se llevó un toque de Max al ser superado. El de Red Bull ha reconocido que pensaba en una especie de venganza por lo ocurrido en Brasil. Menos mal que se quedo a medias en su acto vengativo porque hubiera sido terrible un nuevo choque entre ambos... esperemos que algún día, al talento de Verstappen, le acompañe algo de sentido común y cordura.


Tras ellos se despidió de Red Bull el bueno de Ricciardo con un cuarto puesto y una sexta posición final que dice poco de lo bueno que ha hecho en 2018 y mucho de lo malo que le ha ocurrido, sobre todo desde que anunció su adiós al equipo austriaco y su fichaje por Renault. Los galos finalizan el año como mejor equipo entre los mortales a pesar de que su coche no parecía más rápido que el Force India o el Haas. Aún así los han superado, incluso si a la escudería asiática (más bien británica) no la hubieran despojado de los 59 puntos que tenía antes de mutar en Racing Point Force India. Nico ya tenía la séptima plaza del mundial atada pero Sainz no estaba entre los diez primeros y gracias a una carrera sin fisuras lo logró con su sexta plaza en Abu Dabi.

Adelantó a Ocon en esta clasificación y también a Alonso, que también se quedó a las puertas de ese 'top 10' en su última carrera en F1. Bien saben los que me leen y conocen que no soy lo que se dice un "alonsista" pero coincido con muchas personas en lamentar los hechos que han llevado al asturiano a decir adiós (o hasta luego) al 'gran circo'. La despedida fue digna de un campeón y dejaba ese regusto amargo de ver como quienes le han ido orillando poco a poco ahora le rinden homenaje y hasta dicen que le echarán de menos. Hamilton y Vettel hicieron 'donuts' con él en la recta de meta y le dedicaron parabienes pero son, junto con el protagonista de la despedida, los principales artífices de tal decisión. Pero esto será mejor analizarlo con calma otro día, que el invierno es largo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario