Previa Azerbaiyán 2017: Breve historia de la F1 en Bakú

Es tan breve la historia del GP de Azerbaiyán de F1 que en 2017 se va a celebrar el primero porque la carrera disputada en Bakú en 2016 tenía la etiqueta de GP de Europa. Cita en la que Rosberg repitió el 'grand chelem' que había logrado en Sochi. Cruzó el Cáucaso para viajar hasta y repitió dominio. Nico no tuvo rival en las calles del nuevo circuito urbano del calendario y sometió a todos sin oposición desde la jornada del sábado. El único que podía batirle se desdibujó en la sesión de clasificación en unas vueltas plagadas de errores que culminaron con un toque contra el muro de una de las zonas más estrechas del nuevo trazado. Hamilton no estuvo inspirado en ningún momento y el domingo no fue una excepción. Su corta remontada no puso en apuros a su compañero ni a los que luchaban por el podio.

El cajón parecía tener a Ricciardo como un serio aspirante pero pronto se vio que los Red Bull iban a sufrir. De una segunda plaza inicial a la séptima final del australiano que acabó con su vecino de garaje pegado a su ala trasera. Verstappen estuvo perdido pero supo ir de menos a más, aunque no brilló al nivel que se espera en estas citas. La falta de rendimiento de los austriacos devolvió a Ferrari al lugar que les fue arrebatado. Vettel suplió las carencias de su coche respecto al Mercedes con otra sesión de pilotaje al límite. Buen trabajo del germano y discreto, otra vez más, Kimi. El puesto del finlandés debería haber estado en el podio pero se topó con uno de los pilotos más brillantes de la temporada 2016.

Sí, Pérez brilló, otra vez más. El paso dado por Force India en Montmeló dio sus frutos en Mónaco y en Bakú han repetido con el mexicano. El coche funciona bien, las estrategias son acertadas y sus pilotos, sobre todo 'Checo', están a un nivel excelente. Sergio se repuso de un error en los últimos entrenamientos libres y devolvió el esfuerzo de su equipo en un fin de semana espectacular. Su segunda plaza en clasificación fue una inyección de moral increíble para afrontar la salida del domingo. Penalizado por cambiar la caja de cambios perdió la primera línea de parrilla para partir desde la séptima posición. En la salida recuperó dos plazas y el resto fue una demostración de ritmo y cuidado de los neumáticos. Una actuación agresiva y limpia que le aseguró el podio virtual por una sanción a Kimi pero que no frenó a Pérez, que quería subirse por segunda vez en 2016 al cajón, y lo logró.

Los Williams seguían decepcionando con un equipo centrado en 2017 y que contaba con un Bottas motivado por seguir con los de Grove o buscar otro asiento; y con un Massa que parecía ver que su trayectoria en la F1 tocaba a su fin. El brasileño apenas opuso resistencia a sus rivales y terminó con menos de 20 segundos de renta con el que sonaba como uno de sus posibles sustitutos: Button. El británico, después de su abandono en Canadá, logró acabar en la misma vuelta que el líder con un McLaren que a él no le permitió pasar de la Q1 el sábado y que dejó tirado a Alonso el domingo. Mal día para el asturiano y también para Sainz, que tampoco acabó con un Toro Rosso que dejó fuera de juego a su pareja de pilotos. El madrileño optaba a los puntos después de una gran salida y un buen ritmo que reafirmó a quienes le ofrecían un nuevo asiento o renovar por el que ya tenía. Mal balance para los españoles en Bakú, una pista urbana que resolvió su estreno con más aciertos que errores y puede seguir siendo el escenario de carreras interesantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario