EEUU 2016: Espectáculo asegurado

Quizá no lo vimos en las primeras posiciones, salvo en momentos puntuales y peleas estratégicas, pero lejos del podio hubo espectáculo del bueno. La pista de Austin me gustó desde que conocí su trazado y cada año me da motivos para reafirmar que se ha convertido en una (si no la mejor) creación de Tilke. El que menos propició maniobras espectaculares fue Hamilton, lo mejor para él y para mantener viva la competición. El británico comenzó el fin de semana muy dubitativo pero apretó cuando tuvo que hacerlo y no erró en la salida para lograr su 50ª victoria en F1. Desde entonces sólo tuvo que mantenerse y cubrir los ataques de un Ricciardo amenazante que pudo hacerle un favor pero se quedó sin opciones por culpa de un compañero que fue capaz de lo mejor y lo peor en apenas unos minutos.

El australiano aprovechó que Rosberg estaba preocupado por Lewis para colarse en segunda posición en la primera curva. Él condujo sin mácula y Red Bull acertó con la estrategia. Parecían soñar con la victoria y si no, al menos, con inmiscuirse entre ambos Mercedes pero se tuvo que conformar con la tercera posición. No le hubiera venido mal a Hamilton para recortar la renta de su compañero a 23 y no a 26, aunque con ambas cifras el germano sigue dependiendo de si mismo. Lo sigue teniendo difícil el vigente campeón ante un aspirante que el año pasado se llevó la victoria en las tres citas que restan para finalizar el mundial de 2016.

La pelea por la tercera plaza, gracias al séptimo podio de Ricciardo, se decanta de forma totalmente clara hacia él; pero la cuarta tiene a tres pilotos en discordia. Después de la carrera de Estados Unidos hay un aspirante que sale con ventaja pero que no puede celebrar nada aún. Vettel no se puede permitir ningún traspiés si quiere acabar por delante de su compañero y del otro Red Bull. Ninguno acabó después de unas carreras con demasiados vaivenes. Kimi llegó a la carrera después de demostrar mejor ritmo que Sebastian en los libres y de batirle con solvencia en clasificación. Ambos Ferrari salieron bien pero el finés mantuvo la posición ganada y parecía ser el mejor colocado para pelear por el podio pero su ritmo era el peor de los 6 pilotos en los 3 mejores coches. No era su día, lo que quedó demostrado cuando su equipo erró en una parada en 'boxes' en la que pinchó una rueda y tuvo que parar su monoplaza al regresar a pista.

El otro aspirante a esa cuarta plaza tuvo un inicio titubeante en el que se vio superado por los dos coches de Maranello en la salida. Verstappen se recuperó en parte al adelantar a Vettel antes del primer giro y gracias a su agresividad tras la primera parada con adelantamientos como el que realizó a Button en las 'S'. Presionó a Rosberg y parecía que podía robarle el podio pero no lo logró, quemó sus neumáticos y pasó de ser un héroe a un villano. Entró a cambiar gomas sin avisar al equipo y salió decidido a recuperar el tiempo perdido hasta que su caja de cambios dijo basta. En vez de parar en un lugar propicio deambuló por la pista durante más de tres kilómetros poniendo en peligro su integridad y la del resto de pilotos. Cuando decidió lo hizo tarde y en mal lugar lo que hizo imprescindible que dirección de carrera desplegara el coche de seguridad virtual. El momento lo aprovecharon muy bien algunos pilotos pero a otros les vino fatal, entre ellos a Ricciardo.

Seguro que su compañero de equipo es de los más sorprendidos con el resultado de la "votación popular" que volvió a elegir a Max como "piloto del día". Cierto es que hay que respetar estos resultados pero lo de este fin de semana me pareció una broma: clasificó peor que su compañero, salió peor, no tuvo en cuenta a su equipo al entrar en 'boxes' y tuvo una actuación equivocada en el momento de su avería. El par de buenos adelantamientos no son suficientes para considerarlo merecedor de tal título pero parece que la campaña por alabar todo lo que haga el holandés no tiene límites.

No es cuestión de patriotismo pero creo que los dos españoles se merecen ese "premio" antes que Verstappen. Puede que sea más complicado de ver en el caso de Sainz. El trabajo del madrileño fue más gris ya que lo más llamativo lo realizó el sábado gracias a una gran clasificación. El domingo demostró habilidad en la salida, tuvo un ritmo de carrera tremendo y contuvo a muchos rivales con el coche más lento de la parrilla para evitar ser adelantado. Aún así, la actuación de Carlos fue mucho más completa que la de Max.

Y su hablamos del papel de Alonso, no se sostiene por ningún lado que Verstappen fuera el "piloto del día" y no él. Otra salida perfecta, incluso a pesar de evitar junto a Sainz los problemas de la primera curva; ritmo contundente; adelantamientos llenos de emoción; y todo con un coche con el que tenía que pelear para realizar estas arriesgadas maniobras. Ni fui ni soy 'alonsista' pero el que no reconozca que en Austin fue el mejor creo que se equivoca de medio a medio. Fue un vendaval que se repuso a unas vueltas en torno a la primera parada en las que perdió mucho tiempo y que finalizó con una competitividad increíbles para un McLaren que aprovechó los problemas de Force India para ser el cuarto mejor coche del fin de semana.

Alonso y Sainz fueron el ejemplo de muchas otras luchas que vimos, como las que tuvo Pérez con media parrilla para recuperar las plazas que perdió en clasificación y en la primera vuelta con un toque con Kvyat. El mexicano, Button con una gran remontada y puede que también Grosjean se merezcan más el título de 'piloto del día' que Verstappen. 'Checo' pasó 17º en el primer giro y finalizó 8º; Jenson salía en 19ª y avanzó 10 posiciones (8 en la primera vuelta); y el galo de Haas, que salía 17º, dio una pequeña alegría al equipo local al puntuar después de ocho carreras sin hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario