Italia 2016: Rosberg eufórico en una carrera nostálgica

Monza siempre es un buen lugar para dar anuncios y noticias pero lo de este año ha sido especial. Antes de empezar a rodar Massa confirmaba lo que muchos suponían o sabían, que dejaba la F1 al finalizar el año. Se despedía así el que fuera compañero de Alonso en Ferrari; el piloto que protagonizó uno de los finales de campeonato más emocionantes (y crueles para él) de la historia de este deporte; y quien nos dio un tremendo susto en Hungría 2009. Sólo hay dos pilotos con más edad que el brasileño, uno de ellos Button. El británico también era noticia al anunciar su año sabático y su nuevo papel en McLaren. Jenson dice que no se va, que quiere volver en 2018 a la parrilla, pero todos sabemos lo complicado que puede ser eso. Con su "hasta luego" nos quedamos con sólo dos supervivientes de una generación que protagonizó la F1 hasta la llegada de los Rosberg, Hamilton o Vettel. Kimi y Alonso son los únicos que permanecerán en activo en 2017 y, curiosamente, ambos debutaron en la misma carrera: Australia 2001.

Los tres más veteranos de 2017, tras Alonso y Kimi, coparon el podio de Monza. Rosberg le devolvió a Hamilton las humillaciones sufridas en otras salida. Nico aprovechó la horrible arrancada de su compañero y no desperdició la ocasión para recortar distancias y acabar la etapa europea de la F1 a sólo dos puntos de Lewis. Y pudo ser peor para el británico, pero el poderío de Mercedes en la pista italiana fue insultante. Remontó sin problema hasta presionar, desde la distancia eso sí, a su máxima rival; pero un error acabó con las pocas opciones que tenía de alcanzarlo.

La escalada de Hamilton fulminó las esperanzas de ver a dos Ferrari en el podio de casa. Al menos les quedará el consuelo de volver a pisar un cajón que no pisaban desde la carrera en Austria. No tuvieron mal ritmo pero les fue imposible hacer frente a los Mercedes. Lo que si consiguieron fue distanciarse de sus contendientes por el subcampeonato y de otros duros rivales en el asfalto italiano. Vettel peleó por el podio con Kimi, y su botín de puntos les acerca a unos Red Bull que tuvieron muy complicado hacer frente a otros equipos que en Monza sacaron a relucir sus bondades.

Force India volvió a colocar a sus dos coches en los puntos pero estuvo lejos de Williams. Los de Grove recuperaron la cuarta plaza en el mundial gracias a una actuación que se presuponía buena y se quedó en aceptable. Los dos equipos acompañaron a los tres grandes entre los 10 primeros, algo que evitó que los demás soñaran con alcanzar esas plazas. El mejor colocado para dar ese complicado asalto fue Alonso. El español nos regaló otra salida para el recuerdo y acabó la primera vuelta en novena posición. Contuvo a Verstappen todo lo que pudo y no se dejó intimidar por Hulkenberg; pero cuando parecía que el último punto era un objetivo realista, su equipo falló y todo fue de mal en peor. El McLaren ha mejorado de forma ostensible pero sigue siendo débil en circuitos en los que no es necesaria una alta carga aerodinámica. El asturiano dejó otro momento para el recuerdo cuando se carcajeó tras una conversación en la que su ingeniero le animó a alcanzar a Grosjean. Alonso reaccionó con una sonora risa a tan absurda petición y, por ese motivo u otro, entró a cambiar neumáticos para firmar su 22ª vuelta rápida, la primera para un motor Honda en 24 años: la lograda por otro McLaren, el de Senna en Estoril 1992.

En terreno favorable los de Woking pueden ponerle las cosas difíciles a otros equipos como Force India y Williams, y quien sabe si a Ferrari. Algo que no pueden hacer unos Toro Rosso en caída libre, unos Renault que no terminan de funcionar ni unos Haas lejos de su rendimiento a principios de año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario