Baréin 2016: Rosberg vence al caos

Cuando todos nos preparábamos para ver a los Ferrari atacar a los Mercedes en la salida llegó el primer sobresalto: el abandono de Vettel. En plena vuelta de formación, un mensaje de radio del alemán desvelaba lo que en segundos veríamos por la pantalla. Una gran humareda en el monoplaza del tetracampeón le dejaba fuera de juego sin iniciar la partida y demostraba algo que ya pensaba hace mes y medio, que la zaga adelgazada del SF16-H y un motor más apretado podían dar más prestaciones pero también más problemas. El otro coche rojo se ha librado hoy de las averías y ha defendido el "honor" con una gran segunda plaza para un Kimi que ya se ha subido 8 veces al podio de Sakhir, pero nunca a lo más alto.

Un lugar que sí ha ocupado por primera vez Rosberg. El líder del mundial asienta su posición con una victoria que ha logrado en una salida que hizo mal en el ensayo pero de forma perfecta a la hora de la verdad. Superaba a su compañero con claridad, se escapaba del Ferrari superviviente y evitaba la fulgurante salida de los Williams, como el de un Bottas que jugó a los bolos con Hamilton. El británico salió, otra vez, muy mal y el finés muy bien, pero en la primera curva cometió un grave error. Por fortuna ninguno se quedó fuera de combate pero al vigente campeón le obligó a remontar hasta donde pudo con un coche tocado. Un podio para no ceder demasiada ventaja a su compañero y aprovechar el '0' de Vettel.

Igual que en Australia, el primero sin podio ha sido Ricciardo. El Red Bull es, sin duda, el mejor chasis de la parrilla y, también, uno de los coches más lentos. Lo primero es muy positivo pero no lo considero suficiente para luchar por victorias ni podios y es muy destacable que el australiano esté clasificado en tercera posición en la clasificación provisional del mundial. Casi tanto como que el quinto (empatado con el 4º) sea Grosjean. La bandera roja en Albert Park ayudó al francés a lograr la sexta plaza pero hoy no ha habido ni coche de seguridad ni parón de carrera. En Haas han aprovechado a la perfección la forma en la que les han permitido llegar y competir en la F1, se han adaptado a toda velocidad y están demostrando mucha inteligencia con las estrategias.

Tras el sorprendente monoplaza estadounidense ha terminado un Verstappen que, hoy sí, ha demostrado lo que es ser un buen piloto. El Toro Rosso tenía un gran ritmo que Sainz no ha podido aprovechar. El español realizó una gran salida pero Pérez le arruinó una carrera que acabó de forma prematura. La zona de puntos la cerraron Kvyat tras una buena remontada; los dos decepcionantes Williams y sus carreras de menos a más; y el McLaren de Vandoorne. La carrera del belga ha sido impecable para un novato que ha tenido apenas unas horas para asimilar que se tenía que subir por primera vez a competir en una carrera de F1. Ha clasificado con solvencia, llevando el coche al garaje y, encima, sumando el primer punto de su equipo en 2016. Un buen resultado que contrasta con el abandono de Button, que mantiene viva la sombra de los fantasmas de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario