Previa Brasil 2015: ¿Qué pasó en 2014?

Hamilton volvió a dar espectáculo, a ser el más competitivo y el más fuerte... pero todo eso no siempre vale para ganar. En clasificación cometió un error que le impidió conseguir la 'pole' y en carrera lo repitió, cuando desatado en su presión sobre Rosberg, se salió de pista. Aunque el equipo le pidió disculpas por mantenerlo en pista en la vuelta en la que tuvo el fallo, lo cierto es que al británico le faltó un puntito de autocontrol para su propio beneficio, no así para el del espectador. Volvimos a disfrutar de una pelea entre los dos aspirantes al título de 2014. Lewis salía aún con una buena ventaja para tomarse con calma la cita de Abu Dabi, aunque estaba claro de que no lo haría porque Hamilton siempre quiere ganar y brillar, y eso se hace venciendo.

Tras la cerrada guerra de Mercedes, que ya batió el récord de puntos de Red Bull en 2011 (650), ha estado Massa. El brasileño conseguía en casa su segundo podio del año y contrarrestaba el mal día de Bottas para mantener a Williams con ventaja sobre Ferrari para colocarse como tercer mejor equipo de 2014. Una buena imagen para los brasileños que disfrutaron de una buena carrera de su paisano, a pesar de que fue sancionado y tuvo un pequeño despiste en una parada al pasar por la zona de McLaren antes que por la de su escudería.

Button confirmaba la tímida mejoría de los de Woking en las últimas carreras de 2014 y se reivindica en las que, según muchos por aquel entonces, podían ser sus últimas citas en la F1. Tras él, Vettel, se aprovechó de la buena estrategia de su equipo y de un buen puñado de maniobras en las que usó los adelantamientos de otros pilotos para ganar posición. Aunque estuvieron en guerra con los hombres de Ferrari, en los últimos giros se distanciaron de ellos sin demasiados problemas.

La sexta plaza de Alonso y la séptima de Kimi volvía a ser, otra vez, el mejor resultado que podían conseguir. El español salió bien, atacó e, incluso, adelantó a Vettel, pero ni su coche le permitía pensar en ganar posiciones ni tampoco la estrategia de su equipo. Eso si, visto lo visto con su compañero, ir a dos paradas tampoco hubiese sido la solución. Un fallo en una parada puede que les hiciera afianzar el planteamiento con Räikkönen para probar con dos paradas. Una diferencia de planteamiento que muchos medios usaron para criticar a Ferrari sin fundamento. Ni los italianos querían favorecer a su futuro piloto (Vettel), ni Alonso hubiera podido alcanzarlo. Un fin de semana que finalizó con polémica en una lucha por las migajas de un pastel que se comieron los chicos de Mercedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario