México 2015: Desquites y venganzas

Un circuito "nuevo" siempre es una incógnita. El retorno del remozado Autódromo Hermanos Rodríguez al calendario de la F1 despertó muchos miedos en la primera jornada de entrenamientos: un tiempo cambiante, un asfalto supurando aceite y unos neumáticos que, en principio, no parecían adecuados. El baile sobre la pista fue la nota común con todos los pilotos derrapando allá por donde pasaban. Por fortuna para ellos, y su seguridad, todas las piezas encajaron y el resto del gran premio fue mucho más tranquilo. Suerte para ellos pero no para el espectáculo ni para los equipos que soñaban con sorprender a los Mercedes. Los mejores colocados para hacerlo se enfrentaron a una cita con un desenlace que no se producía desde el 29 de marzo de 2009 en Australia.

Kimi ha sufrido un horrible fin de semana por varios problemas con su monoplaza y que remató con una carrera en la que pasó de pensar en una gran remontada a abandonar. Su adiós tiene cierto regusto de venganza para el causante de tal despedida. Bottas intentaba superar a su compatriota cuando el eje delantero del Williams chocó con el del Ferrari. Esta vez, no como ocurrió en Rusia, el único perjudicado fue Räikkönen lo que permitió a Valtteri, ahora sí, sumar su segundo podio del año. El mal papel de los de Maranello se extendió al coche de Vettel. Un neumático del alemán fue pinchado en la primera curva por su excompañero en Red Bull, y se vio forzado a recuperar tiempo y posiciones desde la última plaza. Algo que intentó sin demasiado éxito hasta que se estrelló contra las protecciones. Ningún Ferrari terminó la carrera, como ocurrió hace 6 años y medio en Albert Park.

Bottas acompañó en el podio a los dos protagonistas del otro desquite visto en México. La cuarta 'pole' consecutiva de Rosberg podía haber caído en el mismo saco que las tres anteriores pero no fue así. Hamilton le arrebató esa primera plaza a su compañero en las tres citas previas pero en esta ocasión Nico se ha mostrado intratable desde el primer momento. Sólido, rápido y fuerte, el germano no ha permitido al británico pelear con garantías por la victoria. Una actuación que hemos echado de menos a lo largo de una temporada ya decidida que hubiera añadido algo más de interés a la lucha por el campeonato. Además, gracias a la debacle de Ferrari, Rosberg sale con posibilidades de atar el subcampeonato en la penúltima cita del año.

Sin llegar al podio se quedaron los dos Red Bull tras una carrera que, a pesar de lo problemático que parecía para ellos, les permitió soñar con el podio. Massa, con el otro Williams, no pudo con ellos, y se tuvo que conformar con contener a los Force India. Buena carrera de Hulkenberg y tremendo esfuerzo de Pérez para mantener su octava plaza con unos neumáticos gastadísimos en su carrera de casa. Verstappen y Grosejan cerraron la zona de puntos por delante de un grupo en el que Sainz rozó los puntos, pero una errónea estrategia en el coche de seguridad le condenó a perder posiciones y no ganarlas.

El madrileño sólo acabó por delante de los Manor y el único McLaren superviviente. Button no pudo ni clasificar el sábado pero disputó todas las vueltas en México, aunque con un rendimiento muy irregular. Jenson demostró que su coche ha mejorado, poco, pero que su ritmo no es nada consistente por los continuos problemas de fiabilidad. Unos problemas que no sufrió tanto Alonso durante el fin de semana, pero que se revelaron el domingo. Acordaron salir para no dejar la parrilla incompleta y por respeto a los aficionados, pero se quedaron sin dar 71 vueltas en otro de sus particulares test. Un nuevo capítulo que ensombrece los ánimos de los que confían en un proyecto a largo plazo que, en el corto, sólo acumula fiascos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario