Singapur 2015: Fiascos y triunfos

El fracaso de unos hizo más brillante la actuación de los triunfadores de la carrera de Singapur. El mejor de todos, un Vettel que aprovechó las bondades de un Ferrari que se adaptó perfectamente a las características de la noche en la ciudad asiática. El dominio de los de Maranello durante todo el fin de semana se confirmó en una carrera perfecta del alemán que no tuvo nada fácil ganar a pesar de que se quedó a 28 milésimas de conseguir un 'grand chelem'. Las 28 milésimas menos que tardó Ricciardo en dar la vuelta más rápida al trazado urbano, un síntoma de la gran actuación del excompañero de Sebastian. Ambos, lucharon desde la distancia por una carrera que se decidió por apenas unos detalles y fueron de lo mejor en una cita llena de muchos fallos en los garajes y problemas de fiabilidad.

Kimi cerró el segundo podio de la temporada (después de Hungría) sin los hombres de Mercedes en él, aunque en esta ocasión hubo dos Ferrari y no dos Red Bull. El finés logró el tercer puesto del cajón beneficiado por la peor estrategia de sus perseguidores en las salidas de los coches de seguridad y los problemas que obligaron a Hamilton a abandonar por primera vez en 2015. Problemas para los líderes del campeonato que también sufrió Rosberg, lejos de la lucha por las plazas de podio. Tras él, el único Williams superviviente y Kyvat. Bottas fue 5º gracias a un buen trabajo y una buena estrategia, y el ruso 6º por todo lo contrario.

Sin Lewis ni Massa había 4 puestos libres en la zona de puntos que, durante varias vueltas, tenían a los McLaren como firmes candidatos a ocupar dos de ellos. Pero todo fue un espejismo que los problemas de fiabilidad volvieron a convertir en realidad. Singapur era la cita que Alonso y Button esperaban con ansiedad para volver a sumar puntos pero unas estrategias erráticas, problemas en las paradas y, para rematar, la retirada de ambos coches, les dejó sin premio. Una decepción que podría hacer que el británico tome una decisión muy importante en los próximos días que le puede alejar definitivamente como piloto de Woking y de la F1.

Sin Fernando ni Jenson, tampoco Hulkenberg por un choque con Massa excesivamente castigado para el de Force India; el compañero de Nico, Sergio Pérez, lideró el cuarteto que cerraba la zona de puntos por delante de los dos Toro Rosso, un coche que con los tanques de carburante casi vacíos da un espectáculo tremendo durante las últimas vueltas de cada carrera. Exhibición de ambos en la pista y de Verstappen en la radio, porque el comportamiento de Max (otra vez) deja mucho que desear. Me parece normal que un piloto se niegue a ser superado por otro, sobre todo si es tu compañero, pero que lo haga después de que ese compañero le haya dejado pasar para ayudarle es vergonzoso. Sainz se está ganando a pulso su continuidad con talento, cordura, compañerismo y una madurez impropia de su edad. El jovencísimo holandés sólo tiene talento y tampoco es que vea a ese "nuevo Senna" que algunos ven. Si le siguen tratado como el niño mimado que es puede que desperdicien todo ese talento que no se puede aprovechar siendo un auténtico crío insolidario e injusto sobre la pista. Sólo le superó en inconsciencia el hombre que se puso a dar un paseo por el asfalto que supone un terrible error de seguridad de los organizadores del GP.

Muy lejos de Max y Carlos llegó Nasr, que volvió a demostrar que está muy por delante del rendimiento de su compañero y que Sauber está ahí para cazar los puntos que se les escapan a los demás. El brasileño cazó un punto gracias a los problemas de fiabilidad de Hamilton, Massa y los McLaren, al accidente de Hulkenberg, y a la terrible estrategia y papel de los dos Lotus. Los de Enstone subieron con Grosjean al podio de Spa y no han vuelto a sumar. El coche no ha estado al mismo nivel pero tampoco sus pilotos, sobre todo un Maldonado renovado para 2016. No creo que el colombiano sea mal piloto pero estoy seguro de que hay muchos con un nivel muy superior pero claro... el dinero.

El colombiano seguirá en Lotus a base de talonario, un maldito talonario que ha bajado a Merhi para subir a Rossi al Manor. El estadounidense aporta dinero, pero no hay que desmerecer su talento, muy por encima del que demuestra cada fin de semana un Stevens que debería haber sido el elegido para ver las carreras de F1 desde casa, no así un Roberto que acababa de demostrar su compromiso al dejar de competir en las WSR. Ojalá otro equipo menos necesitado de fondos tenga un hueco para él para que las dos carreras en las que Manor volverá a subir a Merhi a su coche no sean las últimas en la F1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario