Previa Italia 2015: Recordemos 2014

El Gran Premio de F1 más fugaz de cada temporada fue en 2014 auténtica carrera de fondo. Los problemas con los nuevos componentes privaron a muchos, entre ellos a dos de los mejores clasificados del sábado, de hacer una buena salida. A pesar de la diferencia de prestaciones entre unos y otros, el momento crítico se salvó sin incidentes. Rosberg aprovechó el titubeante arranque del coche de Hamilton y Bottas para poner tierra de por medio en unas primeras vueltas con Magnussen bloqueando a Massa y a Lewis. Lo curioso fue que, sin la presión de un rival fuerte tras él, Nico se saltó la primera 'chicane'. Algo que observó su inmediato perseguidor, que apretó los dientes hasta que ambos entraron a hacer su parada. Tras este momento Hamilton recuperó el terreno perdido en el garaje y volvió a presionar a Rosberg que, por segunda vez y jugándose una sanción, se saltaba la primera variante. El ingeniero de pista de Nico le animó a luchar para atacar en las últimas vueltas, pero ambos sabían que si Lewis no cometía ningún error, el doblete lo encabezaría el británico.

Los errores de Nico despertaron la imaginación de muchos conspiranoicos decir que creyeron que Rosberg se equivocó aposta para dejar pasar al otro Mercedes. ¿También piensan que chocó a propósito con Hamilton en Spa? Hay temas sobre los que se pueden opinar pero pensar tonterías de tal calibre me pareció perder el tiempo aquel día, y también éste, así que si lo quieren perder que lo pierdan. Yo también soy libre de expresarme y creo que es una estupidez pensar que un piloto se arriesga a quedarse fuera de carrera por ganar o regalar una posición. Más que absurdo es irritante, pero allá cada uno con sus paranoias. Leyendo cosas así, no me extraña que haya gente que pitase a Rosberg después de haber abucheado a Hamilton y haberlo hecho antes con Alonso.

Massa logró su primer podio con Williams en el día que se anunciaba la renovación de los dos pilotos para esta campaña (2015). El brasileño no pudo celebrarlo de mejor forma ni en un lugar más adecuado. En 2013, su último año con Ferrari, lo hizo sólo una vez y en casa de su compañero... y después de despedirse de Maranello, llega 2014 y se estrena en el podio en Monza, y en la peor carrera de los italianos. La felicidad de Felipe era inmensa. Además, veía como los problemas de Bottas en los primeros metros dejaron a su compañero sin opciones de podio. Eso sí, el trofeo ha sido para Massa pero el protagonismo se lo ha quedado Valtteri. El finés volvió a realizar una remontada espectacular aprovechando al 100% las bondades de su coche. No lo celebró en el podio, pero su renovación era más que justificada.

Si la carrera de Bottas fue espectacular, la de Ricciardo no lo fue menos. El de Red Bull clasificó mal el sábado y salió aún peor el domingo, tan mal que parecía que iba a tener difícil puntuar. Pero después de su exhibición demostró que podía haber alcanzado el podio sin problemas. El australiano superó a todos los rivales con los que cruzó con absoluta determinación y volvió a destrozar a su compañero. Vettel se ha benefició de una buena salida y se podía sentir muy contento con su sexta plaza final. Su estrategia no era la mejor y pudo verse superado por un numeroso grupo de perseguidores que perdieron las opciones de alcanzar al tetracampeón por luchar entre ellos.

Aunque Magnussen fue finalmente 10º por una sanción, acabó por delante de otros dos pilotos que nos ofrecieron un espectáculo de los que dejan huella. Pérez Button, compañeros en 2013, pelearon como se tiene que pelear. No han cedido posición, han atacado con fuerza y determinación, han aprovechado toda la pista y, lo que es más importante, con limpieza y deportividad. Sergio y Jenson se merecen una gran ovación por unas vueltas increíbles. Lástima que, para ambos, el premio sólo fuese un puñado de puntos. Y eso me lleva a hablar del sustituto del mexicano en McLaren. El danés, como ya hizo con Alonso en Bélgica (2014), superó los límites de la contundencia a la hora de defender posición. Magnussen se equivocó en Spa y no fue sancionado, pero en Monza si que tuvo castigo por sus maniobras.

Kimi se ha benefició del ímpetu de varios novatos. Logró dos puntos por la penalización impuesta al piloto danés, y también por la precipitación de Kvyat. El ruso veía muy cerca rematar una gran remontada en los puntos. Clasificó bien el sábado pero al usar su sexto motor del año, su 11ª posición se convirtió en 21ª. El de Toro Rosso, con una buena estrategia y un gran pilotaje, acarició el premio de los puntos, pero el exceso de ambición le jugó una mala pasada. Räikkönen, por segunda carrera consecutiva, aprovechó estos errores para acabar 9º... un triste premio para el único Ferrari superviviente. Y es que el finés, con su eliminación en Q2, ya dio una buena pista de lo que les esperaba a los bólidos rojos el fin de semana de la carrera "de casa".

Las expectativas de los italianos no eran buenas pero la realidad fue aún más dura. Kimi apenas pudo defenderse rodeado de coches superiores y otros, en principio, peores; pero al menos ha terminado. Algo que no pudo decir Alonso. El español, único piloto que había disputado todas las vueltas de 2014 y que había puntuado en todas las carreras, decía adiós a 23 giros del final. Fernando llevaba 29 carreras sin abandonar cuando la fiabilidad, eso que se supone que estaba controlado, que era la mejor arma del Ferrari, le dejó en la estacada. Es pura casualidad, pero que después de 4 podios consecutivos en Monza, su quinta (y a la postre última) participación con los italianos en este trazado acabara así, parecía una señal clara. No sé si le dirán que tiene que confiar en un mejor futuro vestido de rojo, o todo lo contrario, pero es evidente que el español, tras el bochorno vivido en Italia, tomó esta carrera como un punto de inflexión para decidir sobre su futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario