Previa Bélgica 2015 I: Recordemos 2014

Esperemos que 2015 no nos depare el mismo binomio Hungaroring-Spa que disfrutamos en 2014. El año pasado, tras un magnífico espectáculo visto en Hungría, Bélgica pudo ofrecernos otra oportunidad única para gozar de una gran carrera, pero no fue así, sobre todo por una primera vuelta fatídica para varios pilotos. Un fortuito fallo en el coche de Alonso en la parrilla de salida fue la antesala de una cita caótica para el español y para casi todos. El problema en el Ferrari de Fernando arruinaba una carrera en la que esperaba alcanzar el podio. Algo que podía haber ocurrido con mucha facilidad después del toque entre los dos pilotos de Mercedes. Un incidente que, un año después sigue sujeto a varias interpretaciones, pero del que Rosberg debería sentirse más responsable al intentar meter el coche donde no había sitio. Lejos de ser un lance más de carrera, el alerón roto de Nico y el pinchazo de Lewis evitaron un nuevo doblete y, fueron un punto de inflexión en la relación entre ambos pilotos y en la toma de decisiones de los responsables del equipo. El germano no admitió su culpa y el británico habló de intencionalidad... Las posturas de ambos se suavizaron y la continuidad de ambos en el equipo no se vio comprometida.

Aunque nunca nos terminemos de creer que en Mercedes dejan a Hamilton y Rosberg pelear sin límites, lo cierto es que ambos rompieron en Spa la (supuesta) única regla que hay para desarrollar esa batalla: "nada de chocarse el uno con el otro". Toto Wolff vio como se escapa otra victoria en 2014 y como uno de sus coches no acababa; como pitaban a Nico en el podio; y a Ricciardo metiendo el miedo en el cuerpo un poco más aún (algo similar a lo que esta campaña ocurre con Vettel). Un pequeño toque pudo ponerlo todo patas arriba, que se acabara la "barra libre" sin (o con pocas) órdenes, y hacer que las acciones del australiano siguieran ganando enteros.

Así que lo mejor es hablar de Daniel y su excepcional pasada temporada. Si no le hubiesen quitado los 18 puntos que obtuvo en su casa hubiera salido de Bélgica a 17 puntos de Hamilton y 46 de Rosberg. Es cierto que todavía la distancia era grande, pero su progresión tremenda y la guerra abierta en Mercedes le podían haber favorecido mucho...; y no olvidemos que en la última carrera de 2014 se iban a repartir el doble de puntos. Algo que también daba esperanzas a Vettel de alcanzar al otro Red Bull, que una vez más ha volvió a ser vapuleado por su joven vecino de garaje.

El otro "pescador" que logró trofeo en el río revuelto fue otro de los responsables del espectáculo que la F1 ofreció en 2014. Bottas sudó su podio ante numerosos rivales aprovechando el gran potencial de su Williams. Un potencial que Massa no debió de percibir. Pero volvamos al finés. Sumó otro puesto en el cajón con tenacidad y talento, y también gracias a la limpieza de sus contendientes. Su compatriota ha peleado hasta que ha visto que su posición estaba perdida, al igual que muchos otros pilotos. Kimi rozó el podio en su circuito favorito. pero se tuvo que conformar con una cuarta plaza, que al final sería la mejor de toda la temporada pasada para él, y hacía que fuera la primera vez que superaba a su compañero. Eso sí, se vio beneficiado por la sanción impuesta a Alonso por su problema en la salida y porque sus rivales no se han comportado tan bien como los del escandinavo. Hablo en plural y casi debería hacerlo en singular.

Magnussen fue una pesadilla para el español y se defendió con dureza en la mayoría de los momentos, y sobrepasando la legalidad en dos instantes: el primero al abandonar el interior de una curva por el exterior para echar de la pista a Alonso; y el segundo cuando, en plena recta, impidió un adelantamiento cantado con una maniobra sucia y peligrosa. Los comisarios decidieron sancionarle, con buen criterio, para que conozca el límite de lo legal. Si el de Ferrari no hubiese levantado en ambas ocasiones podían haber sufrido un peligroso accidente. Un choque que no pudo evitar con Vettel, que también sufrió la excesiva contundencia del de McLaren. Por fortuna, el toque de atención le vendrá bien al joven piloto en el futuro, aunque este año se tiene que conformar con ser piloto de pruebas y sustituto en McLaren. Cuando regrese a los circuitos de forma regular espero que siga igual de combativo pero sin poner en peligro su integridad, la de sus compañeros y rivales, la de los comisarios y trabajadores de los circuitos, ni la de los espectadores

No hay comentarios:

Publicar un comentario