La mitad del camino de 2015

Antes de que comenzara la temporada parecía muy claro el papel de cada equipo este 2015. La primera mitad de esta campaña ha confirmado la mayoría de las previsiones y descartado bastantes sorpresas. La evidencia más contundente de todas es la supremacía de Mercedes, apenas amenazada por ellos mismos. Quizá, lo que menos nos esperábamos era que Rosberg siga con opciones ante un Hamilton en modo apisonadora. Una lucha que, ojalá, se mantenga hasta la última carrera y con más emoción de la que vivimos en 2014.

La posición privilegiada de los germanos no ha peligrado ante la leve mejoría de Ferrari y el estancamiento, incluso retroceso, de Williams y Red Bull. Los de Maranello han confirmado el paso adelante que se pronosticó en la pretemporada pero sin que esa mejoría haya supuesto una amenaza para los líderes. Las buenas actuaciones de Vettel demuestran lo que han conseguido respecto a 2014 pero los fiascos de Kimi hacen lo propio con lo que aún les falta por lograr: pelear por el campeonato de pilotos y constructores.

Con la segunda plaza en manos de los italianos queda por ver qué equipo será el que ocupe la tercera plaza del mundial. Hasta Hungría parecía fácil que fuera para Williams, pero el papel de Red Bull en Hungaroring ha dado qué pensar. Los austriacos necesitan que Renault les proporcione un motor en condiciones para escalar a esa tercera plaza. La cuarta no peligra ante unos Force India que han tardado mucho en reaccionar, unos Lotus muy inconstantes o unos Toro Rosso que amenazaron a sus hermanos mayores en las primeras carreras pero que se han desinflado. Estos tres equipos son los candidatos más firmes para ser quintos pero no pueden despistarse.

No digo que Sauber pueda optar a esa quinta plaza porque su trayectoria es descendente. El candidato que puede arrebatar posiciones a Force India, Lotus o Toro Rosso no es otro que McLaren. Alonso y Button sigue peleando por acabar cada carrera y, aunque no lo parezca, sus progresos son firmes. Tienen complicado, casi imposible, cerrar el año con un podio, pero la diferencia de puntos que les separa de los equipos que le preceden no hace muy difícil que consiga escalar posiciones. Terminar más cerca de la 5ª plaza me parece más factible que de la 9ª. Nos quedan 9 carreras para ver si Ferrari mantiene con solvencia su segunda plaza, si Red Bull le arrebata la tercera a Williams y si McLaren será capaz de soñar con el 'top 5'. 9 citas que, si son como la de Hungría, nos pueden deparar mucho espectáculo e infinitas sorpresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario