Hasta siempre Jules

¿Por qué estoy escribiendo esto? Aún no lo he asumido. Todos sabíamos que su estado era muy grave, que hacía falta un milagro, pero ¿no dicen que los milagros existen? Con Bianchi no sólo se pierde una promesa del automovilismo, se va un chaval joven que contaba con la admiración y el cariño de todos los que compartían algo con él. Aunque sea desde la distancia, comparto con él una cosa: el amor por las carreras, por la F1. Una pasión común con millones de personas que hoy sufrimos porque pensamos que él tendría que seguir entre nosotros. Como tantas veces, este deporte que sigue siendo un riesgo en cada metro de asfalto, sólo gana en seguridad después de una tragedia, cosa que no puedo comprender. No entenderé nunca por qué estaba esa grúa allí ni por qué no se paró una carrera que, en otras ocasiones, se habría detenido sin dudarlo. Pero sí, de eso ya se ha hablado demasiado. Porque hoy estoy fastidiado, por decirlo con suavidad. Llevábamos décadas sin lamentar accidentes graves en la F1, y en unos años hemos perdido dos pilotos. Sí, siempre hay riesgo, pero la forma en la que se han ido tiene muchas otras lecturas. Habrá tiempo para el debate, hoy sólo lo tengo para estar triste y recordar. Jules, siempre estarás entre nosotros, te echaremos de menos. #TousAvecJules #ForzaJules

No hay comentarios:

Publicar un comentario