Previa China 2015: pólvora y fuegos artificiales

La victoria de Vettel en Malasia ha puesto en alerta a los favoritos. La "resurrección" de Ferrari es el espejo en el que otros se quieren mirar y, cuando digo otros, digo McLaren. Si pensar que los italianos pueden alcanzar a Mercedes este año es una locura, que los hagan los británicos es un imposible. Sí, el recién llegado suma dos podios con la 'Scuderia' y el segundo ha sido una victoria, pero todavía es pronto para verlos al mismo nivel que los actuales campeones. Me encantaría dejarme llevar por mis sentimientos y ver a Ferrari peleando por el mundial, pero aún tienen que convencerme de que lo visto en Sepang es algo que sólo puede repetirse en un par de circuitos más. Pienso que pueden hacer más pero quiero estar seguro.

Confío en el potencial del nuevo coche, sobre todo gracias al nuevo propulsor. Sé que pueden exprimirlo más, pero también sé que Mercedes está en las mismas condiciones. Me preocupa que los germanos arriesguen un poco más para alejar a todos de nuevo... aunque también soy optimista porque veo que se cumple algo que pensé en pretemporada: Toto Wolff y los suyos saben que son el rival a batir, que partían con ventaja (mucha ventaja), que pueden ser algo más conservadores; y lo han sido. Podría ser suficiente, pero ser conservador ante dos gigantes heridos como Ferrari y McLaren puede ser peligroso.

De momento, los de Maranello ya han demostrado que su progresión es ascendente; y, aunque muchos no lo quieran ver, la de McLaren también. Si hay un motor que todavía está empezando a rugir ese el de Honda, si hay un coche que apuesta por una aerodinámica y un chasis arriesgado ese es el de Woking y si hay un piloto con tanta hambre de victoria como la de Vettel en Ferrari, ese es Alonso. Es una locura verlos en este instante como un rival fuerte, poderoso y con opciones de victoria, por supuesto. ¿No era un disparate pensar lo mismo del equipo del que se fue hace meses? Entonces, ¿qué ha cambiado en ambos equipos? La llegada y regreso de sus pilotos estrella, o los nuevos nombres encargados del desarrollo técnico son sólo la mecha, la chispa que enciende todo.

Parece que tras el desastroso año que sufrieron en 2009 las dos marcas con más historia de la F1 les ha costado despertar. Han llegado a estar ahí, a pelear, a luchar... pero nunca a convencer y, en pocos momentos, a ilusionar. Ferrari depositó en Alonso todas sus esperanzas y, claro, cuando la esperanza dio paso a la decepción todo se acabó. El rumbo de McLaren ha sido, si cabe, todavía más errático, sobre todo desde que Hamilton se largó. Los tímidos intentos de reacción de italianos y británicos se estrellaron una y otra vez contra los ingenios y talentos ajenos. El campeonato de Button con Brawm GP les pareció un chiste, y la risa les ha durado hasta 2014. No se han tomado en serio a Red Bull. Esa "flor de un día" que duró 4 años dejó en evidencia a los dos grandes, dos equipos que vieron a los monoplazas diseñados por Newey como fuegos artificiales. Pero llegó Mercedes, que para ellos parece una amenaza más real, y ¡sorpresa! Ahora sí, ahora se dejan de tonterías y empiezan a poner pólvora. Fuegos artificiales, tracas... todo da igual mientras se gane. Espero que Ferrari y McLaren se hayan dado cuenta de una vez y que en China unos confirmen que han llegado y los otros... que no tardarán mucho en llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario