Australia 2015: entrenamientos libres y fuego real

No era muy complicado intuir que los Mercedes iban a ser los más fuertes en este inicio de 2015, pero creo que ni ellos querían dejarlo tan evidente desde el principio. Está claro que todos se han escondido y se guardan muchas cartas... bueno, todos no. McLaren ha sufrido una primera jornada complicada en la que Magnussen ha impedido que el nuevo monoplaza, y él, acumulasen unos kilómetros más que necesarios. No sería justo echar toda la culpa al danés porque los problemas en el coche se suceden. Lo curioso, o quizá no tanto, es que Hamilton y Rosberg miran de reojo a los de Woking. El pobre rendimiento de los británicos sigue escondiendo su verdadero potencial. Todos especulan con el porcentaje de energía que están usando, con la eficacia de un chasis ambicioso y temen que cuando den el 100% sean los únicos capaces de mirar frente a frente a los germanos.

Poco miedo les debería dar a los chicos de Wolff que los de Dennis les alcancen porque cuando lo hagan es muy posible que sea demasiado tarde para sentirse intimidados. Pero sí que deberían tener miedo otros que soñaban con alcanzar a Mercedes y se tendrán que conformar con evitar que otros les den caza a ellos. Hablo de Williams, Red Bull y Ferrari. Los primeros han tenido problemas con uno de sus coches y se han "escondido" con el otro. Massa no ha podido rodar lo suficiente y Bottas ha apretado lo justo para ver que siguen sin ser una amenaza para los campeones y que, a una vuelta, pueden seguir poniendo contra las cuerdas a los que les persiguen.

Red Bull también ha tenido problemas con uno de sus monoplazas. Los únicos capaces de robar victorias a los Mercedes en 2014 siguen con su apuesta: un chasis eficaz para compensar la debilidad del propulsor Renault. Con la contundencia del motor germano, la mejoría del italiano y la prometedora llegada de Honda, parece que los galos vuelven a ofrecer la unidad de potencia menos eficiente de todas. Una lacra que puede volver a ser la que evite que sean aspirantes al título y que les alcancen otras escuderías.

¿Y quién puede escalar esas posiciones que Williams y Red Bull quieren mantener? La mejor colocada es Ferrari. Los de Maranello han hecho sus deberes en un aspecto fundamental. El motor ha recibido una importante inyección de potencia y rendimiento en todos sus rangos de uso. La "revolución" iniciada en 2014 puede empezar a dar sus frutos pero es muy probable que no sea suficiente para volver a conseguir victorias. Los italianos han dado un paso adelante y se ve que Räikkönen y Vettel cuentan con una mejor herramienta que la que tenía el finés (y Alonso) en 2014. Si la evolución es superior a la experimentada por Williams y Red Bull podrían aspirar al subcampeonato y lograr alguna victoria tras un año en blanco.

Ferrari no sólo tendrá que preocuparse por soñar con alcanzar a Mercedes o superar a sus rivales directos en 2014, también tendrá que tener cuidado con aquellos que también aspiran a ganar posiciones. Force India seguirá en su empeño por convertirse en un equipo puntero. Un grupo que ocupó Lotus durante algunas temporadas y del que se cayó con estrépito el pasado año. Ambos, impulsados por el propulsor germano, tendrán una buena oportunidad de ser competitivos, sobre todo los últimos. A poco que las cosas funcionen, les irá mejor, y esas buenas sensaciones pueden convertirse en un gran aliciente para ser más rápidos.

No quiero dejar fuera de este análisis a Manor, pero su inactividad me obliga a pasar por alto su papel. Tampoco puedo sacar muchas conclusiones de un Sauber inmerso en guerras legales. Sus problemas podrían hacer que el domingo salgan a pista, como mucho, 16 coches. Su ausencia, sobre todo la de los suizos, allanaría mucho el camino de Toro Rosso para realizar un buen resultado. El jovencísimo Verstappen batirá récords de precocidad ante un compañero que se ha mostrado muy fuerte en su primera cita en la F1. Sainz Jr. ha superado en todos los aspectos al holandés, con algunos problemas en su coche durante los segundos libres, para codearse con los mejores y sumar más vueltas que nadie. El madrileño, con trompo incluido, ha estado muy bien en su toma de contacto con Albert Park y hace pensar que puede pelear por llegar a Q3 y puntuar sin problemas. La jornada del sábado, nos sacará de más dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario