Segundas partes... a veces fueron buenas IV: Graham Hill

G. Hill, el 6 de junio de 1960, disputando el GP de Holanda (Zandvoort).
Graham Hill debutó en F1 con Lotus. El británico disputó con ellos sus primeras 15 carreras durante las temporadas 1958 y 1959, y lo hizo con un resultado decepcionante: sólo terminó 4 grandes premios sin, ni siquiera, puntuar (por aquel entonces sólo lo hacían los cinco primeros). Con ganas de progresar y lograr buenos resultados cambia de equipo. Aunque en sus dos primeros años con BRM (1960 y 1961) tampoco se puede decir que tenga un coche con garantías, al menos logra puntuar en ambas temporadas y subir por primera vez al podio, algo que hizo en la carrera de Zandvoort en 1960.

Fue sólo un aperitivo de lo que llegaría en los próximos años. Entre 1962 y 1965, el británico subió 22 veces al podio (10 a lo más alto). Cuatro temporadas que comenzaron de forma brillante con su primer campeonato en 1962, año en el que su rival más duro fue Jim Clark, a bordo de un Lotus en claro ascenso. Hill continuó peleando por victorias y podios pero se tuvo que conformar con tres subcampeonatos, el de 1964 especialmente duro.

Surtees (a la izquierda) sonríe como Campeón de la F1 en 1964
después de su segunda plaza en el Gp de México.
Hill llegaba como líder ala última cita del año con 5 puntos de ventaja sobre Surtees y 9 sobre Clark. La carrera empezó de forma complicada para ambos pero el de BRM remontó rápido para mantenerse tercero, lo que dejaba sin opciones a sus compatriotras, hasta la vuelta 30. Desde entonces, el líder del campeonato se hundió entre los últimos clasificados, sin opciones de pelear por llegar al podio para sumar puntos y restarle aún más opciones a sus rivales. Con el de Lotus liderando se le escaparía el campeonato ya que Clark sumaría los mismos puntos que Hill pero con más victorias. Todo cuadraba para que Clark lograse su segundo campeonato pero a 7 vueltas del final el Lotus empezó a perder aceite y a dos para el final se esfumaban sus opciones de ganar el campeonato. Hill era virtualmente campeón a falta de una vuelta, pero Clark se siguió hundiendo en la clasificación. Gurney era primero pero a Surtees le bastaba con ser segundo ya que a Clark sólo le valía la victoria y tenía a Hill muy atrás con vuelta perdida. El de Ferrari lo iba a tener fácil porque el segundo clasificado en la penúltima vuelta era su compañero. Bandini cedió su posición y Surtees se proclamaba campeón con sólo un punto de ventaja sobre Graham Hill.

En 1965, también fue subcampeón, pero como en 1963, la superioridad del Lotus de Clark fue demasiado para todos los demás. En 1966, el rendimiento del BRM cayó en picado. Hill sólo sumó tres podios y ninguna victoria. Aunque tampoco fue una gran temporada para Lotus, el británico regresó con el equipo con el que debutó. 1967 fue un año de transición, con resultados discretos. Después de los dos podios de aquella temporada, 1968 acabó con el segundo título mundial para Graham Hill.

Un inicio de año espectacular presagiaba una victoria fácil pero Stewart y su Matra remontaron. Otra vez México se cruzaba en el camino de Hill. Llegaba con 39 puntos, 3 más que su perseguidor; clasificaba 3º y su compatriota 7º; pero en las primeras vueltas, Stewart se repuso para llegar a liderar la prueba durante algunas vueltas y, claro, también el mundial. Se volvía a esfumar el segundo campeonato pero sólo fue temporalmente. El Matra no pudo seguir el ritmo y el Lotus dominó la prueba para terminar ganándola y sumar su segundo campeonato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario