Ferrari SF15-T y su revolución involutiva

Cualquiera que sienta pasión por unos colores o por un equipo sabrá lo duró que es ver cómo pierde el norte aquella escuadra que quieres ver ganar y triunfar, que representaba una forma de competir y vivir ese deporte. La puesta de largo del nuevo Ferrari SF15-T es una confirmación más de su estado actual. Seguro que no soy el único "ferrarista" que ve en esta presentación un motivo más para esperar que toquen fondo de una vez. El coche que vemos hoy tiene más en común con el visto en las últimas pruebas de 2014 que con el que saldrá a pista en Albert Park, está claro, así que por aquí poco podemos analizar y estudiar. Sólo queda esperar y ver si el coche de este año es capaz de transmitir una ilusión que sus responsables han ido diluyendo. Tanto, que ya reconocen que su objetivo para 2015 es ganar dos carreras... Es tan realista y precavido que me guardo la opinión que me merece ese comentario a estas alturas. ¿Dónde queda eso de que Ferrari siempre pelea por el título?

Después de numerosos palos de ciego en lo deportivo y en lo administrativo han decidido que lo mejor es dar portazo a parte del pasado, sólo a algunos detalles, y encumbrar a una mínima parte de su futuro. La ruptura con Alonso ha pasado a ser una obsesión para muchos responsables de Ferrari y medios italianos. Se están dedicando a destrozar su imagen, lo que hizo durante 5 años, y echar por tierra todo su trabajo. ¿No ganar es culpa del español? Sí, claro, como parte del equipo tendrá su porcentaje, pero está bastante cerca del 1%, no del 100%. Pero seamos asépticos, obviemos esta pelea sin sentido y las pataletas absurdas: el desprecio que están haciendo al asturiano lo están extendiendo, sin pudor, a todas las personas que hablan español en todo el mundo. Llevo semanas esperando que se acabase tal desprecio a los seguidores que hablan, leen y escriben en este idioma. En lo que va de 2015, sólo ha aparecido un contenido en castellano en su web y un mísero 'tweet' en este idioma: la bienvenida a Esteban Gutiérrez. Todo lo ganado gracias a la presencia de pilotos españoles y lationoamericanos en el equipo, y en las academias de promoción, se va por el desagüe. Años de afición ganada a pulso que parece que, ahora, no les importa un pimiento.

No es una pataleta más, de eso estoy seguro. He esperado un mes para ver si estamos ante un comportamiento puntual y no es así. Y además, la ausencia de comunicación en castellano no es lo que más me moleste, hay algo de lo que se han olvidado y no tiene disculpa. Mientras otros equipos, pilotos, periodistas y aficionados siguen teniendo presente que Jules Bianchi sigue muy grave en un hospital, y le mandan su apoyo... en Ferrari un mes de silencio. Es su piloto, su pupilo, su compañero... y otro gran olvidado. En Maranello están perdidos y lo están en muchos sentidos. Sólo espero que se encuentren en todos los sentidos para que seguidores como yo no nos sintamos cada vez más lejos de ese equipo que hasta hace no mucho nos despertaba sentimientos como pasión e ilusión

No hay comentarios:

Publicar un comentario