Gp Brasil 2014: Rosberg apura sus opciones

Hamilton ha vuelto a dar espectáculo, a ser el más competitivo y el más fuerte... pero todo eso no siempre vale para ganar. En clasificación cometió un error que le impidió conseguir la 'pole' y en carrera lo ha vuelto a hacer, cuando desatado en su presión sobre Rosberg, se ha salido de pista. Aunque el equipo le ha pedido disculpas por mantenerlo en pista en la vuelta en la que ha tenido el fallo, lo cierto es que al británico le ha faltado un puntito de autocontrol para su propio beneficio. Para el del espectador no, que ha vuelto a disfrutar de una pelea entre los dos aspirantes al título. Lewis sigue con una buena ventaja para tomarse con calma la cita de Abu Dabi, pero podemos estar seguro de que no lo hará. Hamilton quiere ganar y brillar, y eso se hace venciendo.

Tras la cerrada guerra de Mercedes, que ya ha batido el récord de puntos de Red Bull en 2011 (650 puntos), ha estado Massa. El brasileño ha conseguido en casa su segundo podio del año y contrarresta el mal día de Bottas para mantener a Williams con ventaja sobre Ferrari para colocarse como tercer mejor equipo de 2014. Una buena imagen para los brasileños que han disfrutado de una buena carrera de su paisano, a pesar de que ha sido sancionado y ha tenido un pequeño despiste en una parada al pasar por la zona de McLaren antes que por la de su escudería.

Button ha confirmado la mejoría de los de Woking en estas últimas carreras y se reivindica en las que pueden ser sus últimas citas en la F1. Tras él, Vettel, que se ha aprovechado de la buena estrategia de su equipo y de un buen puñado de maniobras en las que ha aprovechado los adelantamientos de otros pilotos para ganar posición. Aunque han estado en guerra con los hombres de Ferrari, en los últimos giros se han distanciado de ellos sin demasiados problemas.

La sexta plaza de Alonso y la séptima de Kimi vuelve a ser el mejor resultado que podían conseguir. El español salió bien, atacó e incluso adelantó a Vettel, pero ni su coche le permitía pensar en ganar posiciones ni tampoco la estrategia de su equipo. Eso si, visto lo visto con su compañero, ir a dos paradas tampoco hubiese sido la solución. Un fallo en una parada puede que les hiciera afianzar el planteamiento con Räikkönen para probar con dos paradas. Y aquí me quiero detener para criticar, sí, criticar a muchos medios españoles y sus periodistas por lanzar exabruptos sin fundamento, con total subjetividad y sin ningún tipo de criterio. Una cosa es apoyar a un piloto y otra muy diferente es mentir e inventar. Decir que Ferrari ha jugado sus cartas para que Vettel terminase quinto evitando que Alonso pudiese llegar hasta él es algo bochornoso... muy bochornoso.

Cuando alguien dice que Ferrari ha ordenado a Kimi cerrar la puerta a su compañero para que no alcanzase a Vettel no es sólo absurdo, es vergonzoso. Por mucho que prefiera que un piloto español haga un buen papel o por mucho que me duela, como seguidor de los Maranello, ver que se equivoquen; no se me pasa por la cabeza tal tropelía. Y no se me pasa porque he visto la carrera como un aficionado y como alguien que trabaja con todo lo que rodea a la F1; y, en segundo lugar, porque tengo ojos y, como puede hacer todo el mundo, he visto los tiempos por vuelta de todos los pilotos.

Lo gracioso es que siguen con su planteamiento con esos tiempos, sólo muestran una parte eso sí: nadie ha puesto las dos últimas páginas del documento que muestra todos los tiempos por vuelta. Así que (yo sí los pongo), con la objetividad, la verdad y la vergüenza de mi mano, sólo puedo sentir repulsa ante las palabras que sueltan algunos compañeros de profesión cegados por la sinrazón. Hace 6 o 7 años se pasaban al rojo Ferrari cuando Alonso ponía rumbo a Maranello y desde hace meses, cuando saben que el español cambia de destino, critican todo lo que hacen (o creen que hacen) en el equipo italiano. Sé, como cualquier persona con dos dedos de frente, que no pasan su mejor época, que se han equivocado en muchos aspectos (con Alonso también) o que han perdido el Norte. Pero de ahí a mentir para edulcorar una despedida y unos resultados en los que hay más de un responsable me parece rastrero. Y la cosa no termina ahí, porque un día después de la carrera siguen viendo fantasmas donde sólo hay normalidad y una metedura más de un equipo, como puede hacer cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario