Previa Hungria 2014 II: ¿Qué pasó en 2013?

Mercedes dio un salto más con la primera victoria de Hamilton con el equipo alemán y, aunque desde la distancia, consiguía presionar algo a Vettel, al que tenía a menos de 50 puntos; y ayudaba a convertirse en el segundo equipo tras Red Bull  en 2013. No sé hasta que punto la escudería de Ross Brawn se imaginaba que podían ser tan competitivos y lograr una victoria con tal contundencia, ya que el inglés estuvo fortísimo de principio a fin del gran premio.

Los ligeros problemas de fiabilidad impidieron a los Red Bull pelear con Hamilton. Primero fue Webber el que perdió todas las opciones con el fallo del KERS en la clasificación, y después Vettel con el recalentamiento de su motor y sus frenos durante la carrera. Lotus se vio sin opciones de ganar por varios momentos claves relacionados con Massa: primero le sufrió Kimi durante muchas vueltas y después Grosjean fue sancionado por sobrepasar al brasileño, según los comisarios de forma ilegal (aunque si hubo una maniobra reprobable del francés era la que vivió con Button).

De todas formas, todos ellos lo hiceron excepcionalmente bien, y aprovecharon las cualidades de sus coches. Algo que no pudo hacer Alonso. Nunca me gusta decir que el español está siendo desaprovechado por su equipo, pero aquel fin de semana fue de los que invita a pensar así. El Ferrari era medio segundo más lento que los Lotus, Mercedes y Red Bull; y eso es algo que no puede ocrurrir si lo que se quiere es luchar por un campeonato del mundo. Como ahora, entonces no daba ningún crédito a las informaciones de Sport Bild que hablaban de negociaciones del entorno del asturiano con los austriacos para ocupar la plaza de Webber, pero visto lo visto no parece una opción tan descabellada para un piloto que lleva tres años y medio cometiendo pocos fallos, demostrando una competitividad y esperanza a prueba de bombas; y sin criticar en exceso los problemas de un coche que no evoluciona en ninguna de sus facetas.

Los pasos hacia ningún lado de Ferrari contrastaban con los de McLaren, que metió a sus dos coches en los puntos en una dura carrera. Contrasta ver como un equipo que ha abandonado el desarrollo del coche de esta temporada para centrarse en 2014 mostrase alguna mejoría mientras que uno que se presuponía en la pelea por el mundial se estancase de tal forma. Hasta parecía que Williams encontraba las décimas que los italianos han perdían porque el mayor aplauso en Hungría fue para Maldonado, que consiguíó su único punto de 2013, y eso que parecía imposible que lo lograse. Un buen comportamiento si tenemos en cuenta que sólo abandonó Rosberg entre los 8 pilotos de los 4 grandes equipos y que los McLaren se han llevaron dos plazas de puntos. El otro equipo transalpino se llevaba la segunda colleja del día, sobre todo por el mal papel de un Ricciardo que salía 8º y acabó 13º por detrás del otro Toro Rosso. Aunque aun podía ser peor, y haber hecho lo mismo que Force India que no terminaron con ninguno de sus dos monoplazas. Un fiasco que hizo que los de Woking se colocasen a dos puntos del equipo indio en la clasificación del mundial de constructores en una lucha por la quinta plaza que lograron los británicos en la siguiente cita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario