Canadá 2014: Miedos, barreras y... Ricciardo

A pesar de los accidentes, los problemas y las estrategias, no hay que quitarle mérito a la primera victoria de Ricciardo en la F1. El australiano está haciendo un inicio de temporada espectacular. Sin su abandono en Malasia y los 18 puntos que volaron en Australia seguiría en tercer lugar en el mundial, pero mucho más cerca de los Mercedes. El de Red Bull se sobrepuso a una clasificación en la que 4 centésimas colocaron a su compañero y a él 6º, y a una salida dubitativa que casi aprovechó Alonso para superarle. Daniel arriesgó con una parada temprana que, en principio, parecía un error; pero que a la larga se demostró muy efectiva. Se quitó a Massa y pudo rodar sin demasiados problemas para preparar su segundo paso por el garaje, y vaya si se lo preparó. Salió por delante de Vettel, y cuando Pérez desfalleció le ganó la partida para atacar sin miramientos a Rosberg. Es cierto que sin los problemas del germano y de Hamilton, nada podría haber hecho, pero supo contener a todos sus rivales y fue agresivo cuando había que serlo. Ricciardo ya tiene su primer triunfo, y si su progresión no se frena, estoy seguro de que vendrán más.

Seguro que Sebastian se ha alegrado más de lo que pensamos por su compañero. Vettel ya se veía huérfano de opciones, y estar cerca de haber luchado por la victoria es mejor que no estarlo. Es cierto que Daniel es un hueso duro de roer por el tetracampeón, pero superarse a si mismo y a su vecino de garaje puede ser un buen acicate para él. En la previa de esta carrera ya dije que podíamos estar en la "última frontera", y así ha sido. Aunque ha sido con la ayuda de los fallos de Mercedes, Red Bull se ha confirmado como el equipo mejor colocado para ser la alternativa a los germanos, y lo ha hecho en un circuito que no se adapta demasiado bien a sus características.

Tampoco era el mejor terreno para ver las supuestas mejoras de Ferrari. Sé que, visto el resultado, parece que no se ha mejorado mucho, pero la sensación de conjunto es mucho más prometedora que lo que reflejan las cifras. Su velocidad máxima sigue estando por debajo de la de muchos rivales, pero a menor distancia; y su paso por curva lenta ha mejorado sensiblemente. Kimi volvió a sufrir para dominar su coche, pero Alonso pudo exprimirlo más. El español terminó 6º, y pudo hacerlo más arriba, pero esas deficiencias que todavía tiene su coche le impidió atacar con más posibilidades de éxito. Por eso, aunque sea difícil de ver, creo que en Maranello han encontrado un buen camino para mejorar su rendimiento.

Si a Red Bull y Ferrari les faltaba algún acicate para seguir en la pelea, el sufrimiento de Hamilton y Rosberg con los múltiples problemas de Mercedes, ya lo tienen. Los alemanes han dado muestras de flaqueza cuando ponen sus máquinas al límite, y lo mejor que pueden hacer los demás es forzarles a dar el máximo para aprovechar sus tropiezos. Eso si, será complicado que estos fallos se repitan y que eviten que el mundial sea una lucha de dos entre Lewis y Nico. Su ventaja sigue siendo muy importante y no deberían preocuparse en exceso para que no condicione la forma de planificar las carreras, lo que nos privaría de los cara a cara entre sus dos pilotos.

No quería terminar este análisis sin hablar del incidente entre Massa y Pérez. Creo que no hay ningún culpable claro, ningún responsable. Cuando se lucha por posición y pasar o chocar depende unos pocos centímetros, es difícil evitar toques peligrosos. Puede que el mexicano hubiese hecho mejor papel abriendo la puerta a Felipe, o que el brasileño se excedió al intentar un adelantamiento muy forzado. Por eso no entiendo que se sancione al de Force India y no al de Williams, porque ya veo suficiente castigo para ambos haber terminado antes de tiempo después de haber realizado un buen papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario