Mónaco 2014: Rosberg planta batalla

Con la 'pole' del sábado Rosberg no sólo se posicionaba de forma perfecta para vencer por segunda vez consecutiva en su casa, también daba un puñetazo en la mesa de juego particular que tiene a medias con Hamilton. A pesar de que la forma de conseguir salir primero en Mónaco fue sospechosa, lo cierto es que nadie pudo demostrar que su maniobra fuese premeditada. Algo que no ha sido suficiente para calmar a su compañero, que ha vuelto a mostrar su perfil menos atractivo. Lewis se ha extralimitado con sus críticas y declaraciones sobre su lucha con su único rival por el campeonato, que ha mostrado una actitud mucho más conciliadora. Era cuestión de tiempo que Nico lograra batir al británico, que ha encajado mucho peor una derrota que Rosberg las cuatro consecutivas de Hamilton. 

No voy a entrar a debatir si el germano cometió a sabiendas el error en su segundo intento del sábado para evitar que el resto pudiesen optar a batirle, pero creo que hay suficientes herramientas para averiguarlo. Por lo tanto, si el líder del mundial salió impune de esta acción, debemos pensar que fue un hecho fortuito y no planificado. Con su posición de privilegio era fácil pronosticar que el orden de llegada de los Mercedes sería el mismo que en la salida si todo discurría con normalidad, pero con Hamilton detrás siempre se espera que logre una forma de atacar a quien le precede. En esta ocasión, no ha sido así e, incluso, Lewis ha sufrido en las últimas vueltas para contener a Ricciardo. Sigo pensando que el talento del 44 es más evidente que el del 6 pero, hoy, Rosberg ha respondido a su compañero sobre la pista para que la batalla entre ambos siga dando emoción a un campeonato que tendrá a uno de ambos como dueño.

En Red Bull pueden estar satisfechos con su papel de este fin de semana. El australiano ha sufrido una mala salida pero la mala fortuna de los demás le ha permitido volver a la lucha con los hombres de Mercedes. En Mónaco se esperaba que así fuese, pero aún así es una buena noticia ver como recortan diferencias con los favoritos. La mancha en el expediente ha vuelto a recaer en Vettel, que acumula un nuevo contratiempo que le condena a la sexta posición del mundial. El tetracampeón no está entonado y, encima, cuando logra una buena actuación, su coche no le responde al 100%.

Si la mala fortuna de los austriacos es para Sebastian, en Maranello la acapara Räikkönen. Kimi, que había aprovechado los problemas en la salida de Ricciardo y Alonso, y el abandono de Vettel para optar al podio, ha acabado fuera de los puntos después de que un Marussia le pinchase un neumático y que, después de remontar, una maniobra arriesgada ante Magnussen le dejase sin opciones de puntuar. Alonso, que no arrancó del todo mal, se vio encerrado por el australiano en la primera curva y sufrió problemas con el motor eléctrico. Fernando se sobrepuso y aprovechó los problemas de Sebastian y su compañero para acercarse lo máximo posible al podio y mantener viva la ilusión de pelear por el mundial. Sí, ilusión, porque con la mitad de puntos que los Mercedes, es imposible hablar de realidad.

Al menos, en Red Bull y Ferrari, tienen la esperanza de dar guerra a los Mercedes en algunos momentos, porque por detrás las distancias empiezan a crecer de forma exagerada. Hulkenberg ha logrado una gran posición gracias a una arriesgada estrategia y porque sus rivales no han podido superarle en las estrechas calles del principado; McLaren ha recuperado algo de tono con dos pilotos en los puntos; Massa y Grosjean han sobrevivido en una difícil carrera para Williams y Lotus; y los Toro Rosso han perdido una gran oportunidad de hacer un buen papel. Esta clase media cada vez está mas lejos de los tres mejores en 2014, y han tenido un invitado de la "clase baja". Caterham ha estado a punto de ser esa sorpresa pero no lo ha logrado y Sauber... lo del equipo suizo no tiene nombre, ha sido un completo desastre. Por eso tiene más valor el 8º puesto (9º después de una sanción) de Bianchi, que consigue así sus primeros puntos en F1, y también inaugura el casillero de Marussia. Un resultado que se vive como una victoria para la modesta escudería y como una carta de presentación de Jules para intentar competir en un equipo grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario