La "estrella" del primer tercio de 2014

Todavía queda mucho por decidir. Eso es lo que deberíamos decir a estas alturas de campeonato, pero la F1 de 2014 puede tener tan cerca su resolución en junio como en octubre. Al menos, así es a nivel de equipos. Mercedes ha ganado por la mano a la historia de Ferrari y McLaren, y a los vientos de cambio que llegaron con Red Bull. Si alguien dudaba que en la marca germana tenía vencer como objetivo, disipó esas dudas en invieron y en primavera volaron. Cuando en 2009, aquella Brawn Gp, destrozó a sus rivales en aquel inicio de año, se pusieron los sólidos cimientos de una escudería con opciones de estar de nuevo entre los más grandes.

Media década después la historia se repite, con matices. Button dominó y se quedó en solitario en la pelea por el campeonato, y unos emergentes Red Bull fueron los encargados de dar guerra al "ave fénix" que surgió de las cenizas de Honda. Ahora, el equipo austriaco vuelve a ser el mejor colocado para intentar frenar a los todopoderosos alemanes ante la ausencia, casi total, de los tradicionales favoritos. Y las fechas para conocer si este asalto a los dominadores se consuma también coinciden. El primer tercio marca el verdadero ecuador, el auténtico punto de no retorno en 2014. Si nadie planta cara a Mercedes en Canadá y Austria podemos despedirnos de ver a alguien que no sea Hamilton o Rosberg en lo más alto del podio.

A pesar de ello, podemos tener el consuelo, al meno de momento, de ver como la lucha entre Lewis y Nico no se frena. El británico tiene más talento y su experiencia debería haberle hecho madurar, pero en esta última faceta parece que el germano le ha ganado la partida. El ganador en Mónaco ha sabido trabajar con paciencia y esperar su oportunidad sin desesperarse, sin volverse loco. Y ha conseguido que la desesperación y la locura haya acabado en el barrio de su vecino. Ojalá esta guerra interna no termine hasta la última cita por dos motivos. Si sólo tenemos a estos dos pilotos jugándose el mundial, será una bonita batalla; y además puede propiciar que se alguien más se una.

Hasta la fecha, parece que sólo Red Bull está en condiciones de pelear con Mercedes, sobre todo con un Ricciardo que está haciendo un gran trabajo en este comienzo de temporada. Esta progresión del equipo campeón no provoca el desánimo de las demás, al contrario. Hasta McLaren, que está a años luz del equipo de su actual proveedor de motores, cree que puede dar un gran paso en estas semanas; un paso que ya prometió Montezemolo para Ferrari hace unas semanas. En Force India, sus pilotos instan a su escuadra a realizar unos pequeños cambios que les hagan mejorar; y Williams sigue confiando en las posibilidades de su nuevo monoplaza.

Con el joven australiano y Vettel estoy casi convencido de que, tarde o temprano, estarán en condiciones de luchar por alguna victoria. Veo muy difícil que lleguen a este nivel el resto de la "armada Mercedes", así que hay que esperar a conocer si los de Maranello se suman al tren de la victoria, aunque sea en el vagón de cola; o, por el contrario, se convierten en la locomotora de aquellos que intentan evitar con una vuelta perdida cada fin de semana, y viendo cómo se emplea Alonso, seguro que intentarán estar en el primer grupo... otra cosa es que lo consigan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario