Un 20º aniversario muy triste I: El aviso a Barrichello

Todos recuerdan la pérdida más renombrada del 551º GP de la historia de la F1 celebrado en Ímola entre los últimos días de abril de 1994 y el primero de mayo, pero muchos otros guardamos en la memoria todas las horribles noticias que empezaron a llegar desde allí en la jornada de viernes.

http://www.f1fanatic.co.uk/
Entonces, los entrenamientos disputados el primer día de cada Gran Premio también servían para ir dando forma a la parrilla de salida. En el de San Marino había 28 inscritos y "sólo" 26 podían tomar la salida, lo que hacía que los más modestos se empleasen a fondo para evitar estar entre los 2 coches que se quedarían viendo la carrera desde el muro. Después de su primera temporada, Rubens Barrichello buscaba mejorar su 18º puesto final y ayudar a su equipo, Jordan Hart, a hacer lo mismo..., y hasta este fin de semana lo había conseguido. El brasileño, después de rozarlo en la primera carrera de 1994, subió al podio en Aïda. Curiosamente, 'Rubinh' acompañaba a un piloto Ferrari (Berger) y a su futuro compañero en la escudería italiana (Schumacher).

Después de aquel magnífico resultado para él y su equipo, Ímola era una nueva oportunidad para seguir con el buen trabajo de las dos primeras citas de 1994 pero, el viernes 29 de abril, Barrichello se llevaba uno de los mayores sustos de su vida como piloto de carreras.


Senna escucha a Barrichello durante el Gp de San Marino de 1994.
Un tremendo choque en la variante baja que seguía recordando que se dependía demasiado del efecto suelo. Un incidente más que fue el preámbulo del fin de semana más trágico en una prueba de F1 de las últimas tres décadas. Una antesala que tuvo dos protagonistas más con un final que ya conocemos. Ojalá el grave accidente que sufrió Barrichello hubiese sido suficiente para que en ese momento se hubiesen tomado las decisiones adecuadas para mejorar la seguridad que hubieran evitado más tragedias, pero no fue así...

No hay comentarios:

Publicar un comentario