F1 2014: Un poco de calma

Soy el primero que critica que los cambios que ha implementado la FIA este año, de momento, no han conseguido el efecto deseado y seguiré abogando por otro tipo de medidas mucho más simples que sigan haciendo de la F1 un deporte atractivo sin que eso tenga que implicar un alto coste financiero. Quiero que avance tecnológicamente, que se adapte a los tiempos, pero no que todo eso implique una menor sensación de competitividad, porque es eso lo que creo que está ocurriendo.

No sé hasta que punto es cierto que los pilotos no se exprimen al 100% ni si los coches pueden dar todo su potencial, pero estoy seguro de que muchos exageran en sus críticas. Lo primero que es llamativo es que hasta algunos pilotos se quejan del sonido de los nuevos monoplazas. Si ese era el principal ingrediente y motivo de algunos para correr en F1, y para seguirla de otros... que me perdonen, pero no conocen este deporte. Que nos hayamos acostumbrado a la espectacularidad de un ruido atronador no deja de ser un juego de manos: lo que no os llega por unos sentidos lo suplo en otros.

Por suerte o por desgracia me voy haciendo mayor y tengo memoria. Me enganché a este deporte siendo muy niño a finales de los 80, y durante aquellos años, y los primeros de los 90, me sobran dedos en ambas manos para contar los finales ajustados. ¿Y el sonido? Entonces había hasta coches con 4 cilindros. Si, mucha más cilindrada también. Con el paso del tiempo el ruido de estas máquinas se hizo cada vez más bronco y fuerte, pero habría que preguntarse si sólo era una cortina de humo para contentar a los fabricantes que querían promocionar sus superdeportivos con motores gigantes y, también, para que los aficionados no prestasen demasiada atención a alguna de las carreras más tediosas de la historia de la F1. Carreras en las que el primero, incluso, llegó a doblar a todos los participantes; y es que, además, la mitad de ellos no conseguía acabar casi nunca.

Gracias a todo ello me mantengo firme en mi optimismo. Considero que aquello de que "cualquier tiempo pasado fue mejor" no es cierto, y que critiquemos esta nueva F1 como si fuera el final de los tiempos sólo llena de motivos a aquellos que llevan años mofándose de nosotros por "ver coches dando vueltas". Lo sé, ha sido un duro golpe, yo también me he desilusionado porque tenía muchas expectativas puestas en esta nueva etapa pero no me pienso hundir. Este deporte ha afrontado y superado peores épocas, y con este bache volverá a ocurrir lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario