El F14-T y una temporada en el limbo

La tradición, que no la lógica y los resultados, marca Montmeló como el primer punto de inflexión de la temporada. Siempre se habla de "evoluciones importantes" y versiones "B" de monoplazas. Este año no podía ser menos, sobre todo entre aquellos que pensaban luchar por la victoria y apenas arañan podios. En Red Bull no están acostumbrados a ello y, aunque se rumorea que para el Gp de España llegará una versión nueva de su coche, lo cierto es que sus problemas no radican en la eficiencia aerodinámica. Los austriacos comparten una preocupación con el otro equipo que podría presentar grandes novedades en la próxima carrera: Ferrari.

Como siempre digo y mantengo, calma y precaución. Ambas escuderías están viviendo una situación similar, y las informaciones y especulaciones que llegan desde Milton Keynes y Maranello son muy parecidas: o positivas hasta rozar la falta de realismo, o negativas hasta pensar en tirar la campaña por los suelos. ¿Blanco o negro? La respuesta es clara: gris. ¿Pero qué gris? Como de los chicos de la bebida energética tengo menos volumen de habladurías y filtraciones me centraré en lo que se piensa y dice sobre el F-14T. Si hago un recuento mental el tono de gris es bastante oscuro. A pesar de que en muchos medios se espera como agua de mayo (nunca mejor dicho) una supuesta versión B del coche italiano, lo cierto es que desde la propia casa transalpina se filtra que ese prometido maná se quedará en papel mojado.

Soy un escéptico convencido y defensor de las teorías optimistas, y sólo por eso me gustaría pensar que ese gris cercano al negro tiene más aporte blanco del que se piensa. Si algo me ha demostrado seguir la F1 desde hace varias décadas es que a los equipos, aunque parezca una locura, les gusta más que se hable de sus carencias que de sus virtudes. El ejemplo lo tenemos con Mercedes, que con tanta superioridad, ya hablan de que la competición es su peor enemigo, en un intento desesperado por desviar la atención.

Por todo, y aunque reconozco que es muy posible que el Ferrari no progrese, espero que las voces que avisan y predicen un fiasco de la 'Scuderia' sean una cortina de humo y que, al final, veamos al F14-T dar un paso para entrar en la pelea. ¡Pero cuidado! También espero que si no se da este paso en Maranello se dejen de política, cabezas cortadas y debates estériles: no hace falta esperar más para empezar a pensar en 2015 e intentar cerrar 2014 de la forma más digna posible, pero sin derrochar recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario