Previa Australia 2014 I: Cuestión de supervivencia

Podríamos analizar todos los registros de la pretemporada otra vez, escrutar cada curva y rincón de Albert Park, estudiar lo ocurrido en las 18 carreras anteriores disputadas en Melbourne y hasta consultar oráculos, estrellas y posos del café; pero no creo que sirva de mucho para conseguir hacer un pronóstico que se acerque algo al resultado final de este 30º Gp en Australia. Aunque algunos equipos parece que tienen resuelta la problemática sobre la fiabilidad lo cierto es que ninguno está libre de sufrir algún contratiempo. Con este "alimento" principal, el resto de ingredientes se difuminan. Para ganar primero hay que terminar. Ya dentro de ese grupo de supervivientes ganarán terreno aquellos más rápidos, que menos consuman, que mejor gestionen sus neumáticos, que más puedan exprimir su unidad de potencia, que no cometan errores y que, si las previsiones siguen así, más habilidad tengan bajo la lluvia.

Si, puede que la pista semiurbana esté mojada en algunos momentos durante el fin de semana. Si los modelos meteorológicos no cambian demasiado las precipitaciones están descartadas por completo durante los entrenamientos libres del viernes pero no así en los del sábado y la clasificación, cuando puede llover con más intensidad. Durante el domingo hay alguna posibilidad pero mucho menor que el día anterior. Eso si, la cantidad de agua no debería ser tan abundante como la que el año pasado propició una nueva bochornosa situación que la FIA no supo manejar. Al final, la calificación se terminó de disputar el domingo horas antes de la carrera y nos dejó una radiografía bastante clara de lo que iba a ocurrir el resto de 2013. Los Mercedes, grandes favoritos después de las pruebas previas al inicio del mundial fueron los grandes derrotados hace un año con Hamilton lejos del podio y Rosberg sin terminar por un fallo eléctrico.

En aquella ocasión los dos pilotos actuales de Ferrari terminaron con un buen sabor de boca. A Kimi y Alonso les acompañó en el podio un Vettel que salvó una difícil situación ante el ritmo del Lotus y del español, que conservaron mejor sus Pirelli y demostraron que iba a ser la clave del pasado campeonato... hasta que ocurrió lo que todos recordamos después de la carrera de Silverstone. Pero días antes de que comience el mundial de 2014 casi ni se ha hablado del proveedor de neumáticos, y es que si en Red Bull acabaron preocupados después de su última visita a Australia, puede que la próxima sea aun peor, y además no encontrarán una "solución" tan fácil como la que les cayó del cielo en 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario