Australia 2014: Clasificación

La lluvia se ha unido a la fiesta y ha convertido la clasificación de F1 en Australia en una locura mayor de la que se esperaba. A pesar de los elementos los Mercedes han cumplido los pronósticos y han conseguido que Hamilton salga desde la primera posición mañana y Rosberg desde la tercera. Entre ambos se ha colado el piloto local: Ricciardo ha salvado los muebles de Red Bull después de un buen fin de semana para él ya que su compañero ha sufrido mucho con el coche desde el primer minuto en Melbourne. Magnussen firma una gran 4ª posición en su primera clasificación por delante de un Alonso y su Ferrari que ha errado en la estrategia.


Todavía queda mucha tela que cortar pero durante estos primeros días parece que queda claro que el equipo de Lewis y Nico está muy por delante de sus rivales: son rápidos en cualquier condición, bastante fiables y aciertan con sus estrategias. Los demás están lejos de luchar con ellos y sólo pueden esperar a que la fiabilidad o los problemas de consumo les jueguen una mala pasada. También tendremos que esperar a ver cómo se comportan los diferentes coches con los neumáticos en carrera, pero este año no parecen ser un factor tan determinante como en pasadas campañas.

Las tres escuderías que les persiguen han vivido una jornada de luces y sombras, pero son estas últimas las que llaman más la atención. Comienzo con Red Bull, y es que la despedida prematura de Vettel no es el mejor comienzo para el tetracampeón. Se puede especular sobre lo que hubiese ocurrido sin la bandera amarilla al final de la Q2, pero lo cierto es que Sebastian ha tenido problemas durante todo el fin de semana y Ricciardo se ha mostrado más entonado con el RB10. De todas formas, caer eliminado en estas circunstancias no puede ser indicativo de lo que ocurrirá el resto de la temporada.

McLaren tiene a su novato muy bien colocado pero Button, que ha ganado en Albert Park tres veces, se ha quedado en la Q2 y saldrá mañana 10º gracias a la sanción impuesta a Bottas por cambiar la caja de cambios de su coche. Los de Woking están en forma pero no terminan de confirmar este estado con una actuación mucho más convincente. Veremos cómo gestiona la salida el joven danés.


Y llego a Ferrari. Los italianos se han jugado su continuidad a las primeras de cambio con un fallo estratégico garrafal que casi les cuesta su eliminación en Q1. En la siguiente ronda Alonso cumplía el expediente pero Kimi culminaba con un accidente dos jornadas en las que el finés ha estado muy fallón. Räikkönen lleva pegándose con el F14-T desde que ha llegado a Australia y su eliminación antes de lo esperado confirma que no termina de estar cómodo con su nueva máquina. La fiabilidad puede ser su mejor baza, pero eso aun está por ver.

Aunque sé que es una costumbre repelente, lo voy a hacer. Toro Rosso es el equipo con motor Renault más fiable y sí, además, unimos que su ritmo ha mejorado mucho, están ante una ocasión única para pelear por un buen puñado de puntos. No es casualidad que Vergne y el novato Kvyat sean 6º y 8º respectivamente. Tampoco lo es que Hulkenberg siga dando el máximo con cualquier volante que tiene a su alcance. El alemán ha conseguido enmendar la floja imagen que el Force India ha dejado durante estos dos días y que ha provocado que Pérez salga mañana desde la 16ª posición.

Los Williams se han ido desdibujando con el paso de las horas y, a pesar de que sus dos pilotos pasaron a la Q3, su papel como favorito es cosa del pasado. Massa saldrá 9º y Bottas 15º lo que les coloca en una lucha directa con los Force India por evitar ser la peor escudería con motor Mercedes. Claro que siempre puede ser peor... y eso es lo que podemos decir sobre Sauber: la 13ª posición de salida de Sutil parece un sueño ante la última fila desde la que Gutiérrez saldrá mañana. Para ejemplificar su caótica situación sólo tenemos que observar que junto al alemán sale Kobayashi con el Caterham. A pesar de todo, sólo la buena actuación del japonés ha evitado que su equipo esté por detrás de unos Marussia que han ido de menos a más.

Si, casi se me olvida. Para describir la situación de Lotus voy a coger prestada una frase de Grosjean: "¡Esto es horrible!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario