Australia 2014: Carrera

La falta de tiempo me hace no extenderme mucho a estas horas pero quiero expresar algunas opiniones después de lo visto hoy. La primera de todas es que el inicio de esta nueva era en la F1 ha sido bastante aburrido. Los locos por este deporte como yo siempre disfrutamos pero si adopto el punto de vista de un espectador que busca espectáculo tengo que reconocer que estas carreras tienen muy pocos atractivos. La segunda es que la fiabilidad y el consumo (sin saber si todos han cumplido) dejarán de ser un problema antes de lo que pensábamos para la mayoría de los coches.

Si analizo el comportamiento de los equipos se ha confirmado que Mercedes les saca un mundo a todos y que el resto de escuderías con el motor germano sólo tienen a Red Bull, Ferrari y Toro Rosso para dar guerra. Quizá Williams sea el mejor colocado en este inicio de temporada dentro de este grupo pero el accidente de Massa y un problema de Bottas les ha robado la posibilidad de pelear por el podio. McLaren se ha aprovechado de esto y se colocan como primer equipo líder del mundial de constructores.

Magnussen, 3º, iguala el debut de Hamilton (hoy fuera de juego antes de tiempo) con McLaren en 2007 y se convierte en el segundo piloto más joven en lograr un podio por delante de Alonso y detrás de Vettel (también con un prematuro abandono). Otro novato que ha conseguido un gran resultado es Kvyat, que se sitúa al frente de la tabla de corredores más precoces a la hora de puntuar, en parte gracias al gran trabajo de Toro Rosso.

Buen trabajo también de Ferrari que coloca sus dos coches entre los puntos, pero que han sufrido muchos problemas para pelear con sus rivales... demasiados Hay potencial pero parece insuficiente para inquietar a los Mercedes, que tienen una oportunidad inmejorable para que Rosberg (que ha hecho una carrera limpia para lograr la victoria) o Hamilton ganen el mundial. Si ninguno de sus perseguidores recorta la diferencia con la marca de la estrella estoy seguro de que el campeonato será para aquel, Nico o Lewis, que menos problemas sufra.

Sólo una pequeña reflexión antes de terminar: ¿Para qué se han implementado tantos cambios? Se supone que era para igualar prestaciones y promocionar el espectáculo. Y la respuesta es simple, mucho. No se ha conseguido. La clasificación es previsible y la carrera monótona. Espero que esto se deba a la falta de adaptación a las nuevas exigencias porque si no la F1 se puede enfrentar a una histórica y drástica reducción de atractivo para los espectadores que pueden abandonar en masa esta disciplina para buscar su hueco en otras competiciones. Ojalá me equivoque de pleno y todos sigamos disfrutando de uno de los deportes más emocionantes del mundo.

Todo esto lo escribí antes de conocer la descalificación de Ricciardo por superar el flujo máximo de carburante que puede llegar al motor. No discuto que todos tienen que cumplir las reglas y que la sanción sea injusta, ni mucho menos. Si un coche incumple una regla aceptada por todas las partes es lógico que se penalice. Lo que no termino de comprender es cómo todos los implicados en este despropósito lo han propuesto, apoyado o permitido. Y me explico, o al menos lo intentaré: no me gusta que el resultado de todas las carreras se decida siempre horas después de ver la bandera a cuadros; y tampoco que, ahora, por unas milésimas de variación se penalice cuando antes ha habido auténticas perversiones sobre el reglamento. Pero lo que más me escama es que una norma impuesta para equilibrar a los contendientes produzca grandes diferencias y que el miedo a contravenirla atenace a todos. Hoy ha sido Red Bull, pero le puede pasar a cualquiera... y esto sólo es el inicio. Al ritmo que algunos equipos están cambiando componentes es muy probable que dentro de pocas carreras empiecen a multiplicarse las sanciones. En todas las competiciones deportivas, o de cualquier tipo, tiene que haber reglas. Si, por supuesto. ¡Pero cuidado! Limitar todo hasta el extremo termina por pervertir la contienda y la convierte en un galimatías que entorpece a quienes participan y ven dicho espectáculo. Terminó el párrafo de la misma forma, respirando profundo y con el firme deseo de que la profesionalidad de todo el mundo de la F1 se sobreponga una vez más a todos los retos cuanto antes y que dentro de unas semanas recordemos la carrera de Australia de 2014 como un "susto" más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario