Previa F1 2014 IV: ¿Quién dijo feo? (Primera parte)

A falta de poder tomar una tabla de tiempos y observar el comportamiento de los coches de F1 que estos días se presentan para competir en 2014, a especialistas y aficionados apenas nos queda como entretenimiento comparar los nuevos modelos con los de 2013 y debatir sobre su estética. Esta última opción me dio la idea de recopilar imágenes de algunos de los engendros más extraños que han pisado el asfalto. Y no he sido el único que ha pensado en ello, porque cuando escribía estas líneas he visto que varios medios han hecho lo mismo, entre ellos ESPN, que coincide en algunos monoplazas como el  Ligier JS5 de 1976 y su tremenda cubierta de motor en la que podían haber llevado a un acompañante, varias maletas y la rueda de repuesto.

La década de los 70 fue la que nos permitió ver más ensayos extraños y locuras. La lista es muy larga, desde el ATS H1 al Ensign 179, sin olvidarnos de los múltiples ingenios de los March, Wolf o Matra. Lo cierto es que en aquellos años pocos se salvaron a la hora de realizar experimentos de todo tipo, como el March que condujo James Hunt en su primera carrera en Mónaco 1973. Seguro que a Newey le falla su corazón un segundo al ver tal "prodigio aerodinámico".


Pero si el genio de Adrian se ve insultado con esta insulsa creación, qué decir de los Ensign. Ya he mencionado al 179, pero no nos podemos olvidar de muchos otros esperpentos creados por Morris Nunn. Entre ellos destaco este N173 que sólo consiguió cruzar la línea de meta en dos ocasiones en 1973. Inclasificable.



La década nos dejó la breve pero sorprendente aparición los Eifelland March. El constructor alemán disputó 8 carreras en 1972 con su E21 que parecía llevar al piloto en una canoa coronada por un único retrovisor situado frente a su casco: imaginad los puntos muertos de ese espejo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario