Capítulos de Historia XII: Dorsales IV

El 28 de septiembre de 1980 en Montreal Alan Jones vencía y se convertía
en el campeón que lucía el dorsal más alto en todas las carreras.
Con la estabilización definitiva durante los 70 en la norma que obligaba a los pilotos de F1 a usar un dorsal fijo marcado por la posición del campeón y de los equipos de la temporada precedente, parecería que el tema no daría juego, pero no es así. Con todo tan ordenado y fijado se produjeron coincidencias curiosas y muchos temas para analizar.

Si nos olvidamos del anecdótico dorsal 101 que Ascarí lució en Alemania 1952 cuando se convirtió en campeón de aquella temporada, en 1980 encontramos al vencedor  de un mundial que llevaba el número más alto en su coche (en todas las carreras): el 27 del Williams de Alan Jones. Una década más tarde otro piloto repetiría título, pero de ello hablaremos en el próximo artículo. Desde aquel momento el 27 comenzó a labrarse una gran reputación, sobre todo para los ferraristas que vieron como con este número compitieron y ganaron carreras durante los 80 Gilles Villeneuve, Patrick Tambay, Michele Alboreto y Nigel Mansell.

Gilles Villeneuve minutos antes de sufrir el trágico accidente
que acabó con su vida en Zolder el 8 de mayo de 1982.
En la carrera de Imola en 1982 vivimos la primera ausencia del número 1 en mucho tiempo ya que el clima entre muchos equipos era de absoluto enfrentamiento: Ferrari y Renault denunciaron a Williams y Brabham por correr con menos peso del reglamentario en Brasil. Los partidarios de la acusación corrieron, pero no los sospechosos ni aquellos que les apoyaron como McLaren y Lotus. Este hecho provocó una masiva ausencia de dorsales y que el único piloto chileno, Eliseo Salazar, en la historia de la F1 consiguiese su mejor resultado a pesar de ser el último, ya que fue 5º ante tal número de ausencias y posteriores abandonos  y descalificaciones. Después de aquella cita llegó la carrera de Bélgica y el 27 también entró a formar parte de la leyenda negra de este deporte: Gilles Villeneuve fallecía horas después de sufrir un grave accidente en la sesión de clasificación mientras conducía un Ferrari con este número en su carrocería.

Senna con el 12 adelanta a Prost (11) para conseguir la victoria en Suzuka
el 30 de octubre de 1988 y conseguir así su primer título de campeón de F1.
Otro número protagonista de esta década fue el 12. Aunque lo comenzó usando Elio De Angelis (1980) y terminó en poder de Satoru Nakajima (1989), los dos pilotos que lo acapararon durante toda la década fueron Nigel Mansell y Ayrton Senna. Lo cierto es que Lotus tuvo este número y el 11 en propiedad entre 1980 y 1987, desde que Ferrari los abandonase por el 27 y 28 en el paso de los 70 a los 80, y eso hizo que sus corredores lo monopolizaran. El británico sumó 59 participaciones con el 12 en su coche, pero el registro lo batió el brasileño con 64 gracias a que en 1988 cuando dejó Lotus y fichó por McLaren siguió compitiendo con el 12. Senna emuló este año a Lauda, que en 1975 también se convirtió en campeón con "la docena" en su coche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario