Capítulos de Historia XI: Dorsales III

Bernard Cahier inmortalizó a Jackie Stewart por las calles de Mónaco en 1970
a bordo de su March con el número 21 antes de abandonar en la vuelta 57.
Los 70 empezaban de una forma muy similar a como terminaban los 60, dando pasos hacia la normalización de los dorsales, pero sin terminar de decir adiós a algunas extrañas tradiciones como la ausencia de números impares en la alineación de pilotos en Italia. Si en 1969 se dieron pasos hacia la fijación definitiva de las cifras para identificar a cada piloto, en 1970 también... pero hacia atrás: Jackie Stewart, como campeón de la campaña anterior, no lució el 1 en todas las carreras; y los compañeros de equipo casi nunca tuvieron números consecutivos.

Jody Scheckter pilotando el McLaren número 0 en Watkins Glen
el 7 de octubre de 1973 durante el GP de Estados Unidos.
La muerte de Jochen Rindt en 1970 convirtiéndose en el único campeón póstumo de F1, fue también un revés para la normalización de los dorsales de los pilotos. A pesar de la ausencia del campeón, en 1971, su sustituto en Lotus, Emerson Fittipaldi no llevó el 2 en todas las carreras porque lució el 1 en tres carreras, e incluso otros pilotos se apropiaron de ese número 2. Si 1971 fue un pequeño caos, 1972 fue aun peor: el campeón Stewart no llevó el número 1 siempre y en Bélgica no hubo pilotos con dorsales por debajo del 5. Y en 1973 volvimos a asistir a otra vuelta a los orígenes en Argentina con la ausencia de cifras impares y también a la primera participación de un coche bautizado con el 0: el McLaren de Jody Scheckter en Canadá (también lo hizo en Estados Unidos).

Lella Lombardi luce el 208 con el que no logró clasificarse para correr
el 20 de julio de 1974 en Brands Hatch.
Pero llegó el cambio definitivo en la normativa. Como Stewart, campeón de 1973, se retiró ese mismo año, y en 1974 se fijaron unos dorsales fijos tomando como base la clasificación del mundial de constructores del año anterior fue otro piloto el que llevó el 1 en su coche. Todas las citas vieron números pares e impares, y todos los pilotos luciendo el mismo número en todas sus participaciones como el 1 para Ronnie Peterson, el 12 de Lauda o el 24 de Hunt. Esta temporada también nos dejó la cifra más alta vista jamás numerando un F1: el 208 del Brabham de Lella Lombardi, aunque no logró clasificarse para correr en Brands Hatch. Unos meses más tarde, el 27 de abril de 1975, en Montjuic se convirtió en la primera (y hasta la fecha única) mujer en puntuar en una carrera de la categoría reina del automovilismo mundial.

Divina Galica también lució el 13 en su mono mientras daba lustre a su coche.
Con todo normalizado el caso más extraño de 1976 lo protagonizó Mario Andretti. El norteameticano cambio de equipo en dos ocasiones por lo que empezó con el 6, pasó al 27 y finalizó con el 5. En ese año tampoco nos podemos olvidar de la última persona en llevar el 13 en su carrocería, y nos fijamos en otra de las mujeres de la F1: Divina Galica. La británica debutó ese año con el 13 quizá porque su fecha de nacimiento es el 13 de agosto de 1946 y fue la última persona en intentarlo hasta que en 2014 lo vuelva a hacer Pastor Maldonado. También intentó correr en dos ocasiones más en 1978 con el dorsal 24, pero tampoco le trajo ninguna fortuna y nunca logró la posición necesaria para correr la carrera en ninguno de esos 3 grandes premios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario