Balance 2013 XXVI: Mercedes

Sensaciones encontradas. Eso es lo que han vivido dentro y fuera de Mercedes. El equipo germano se enfrentaba a su primer año sin Michael Schumacher y con Hamilton estrenándose en una estructura ajena a McLaren. Este cambio de cromos también anticipaba una despedida que se concretaría a finales de 2013, la de Ross Brawn. Esta campaña ha servido para ver el potencial de una marca tan potente y fuerte como la de la estrella, pero también sus deficiencias. Rosberg y su nuevo compañero han tenido unas actuaciones llenas de altibajos pero su rendimiento ha tenido mucho que ver con el de su coche: si el Mercedes iba bien ellos iban bien, pero si tenía problemas ellos también. Todo su dominio en las sesiones de clasificación se desvanecía en las carreras por sus evidentes problemas de degradación con los nuevos Pirelli. Esta debilidad les llevó a protagonizar una de las citas monegascas más aburridas y bochornosas de la historia. Pero si algo quedará en el recuerdo del aficionado de aquel domingo es la noticia de las pruebas secretas e ilegales que realizó el constructor alemán con el proveedor italiano de neumáticos.

Esta revelación cayó como una losa sobre el mundial y fue el principio del fin. Primero se intentó meter a más equipos, como Ferrari, en el mismo saco, y después se restó importancia al hecho porque, en el fondo, la FiA es la mayor responsable de todo el problema. La Federación Internacional de Automovilismo quedó en evidencia con una absurda resolución que sólo contentó al organismo y a las dos partes que se saltaron el reglamento sin pudor alguno. Desde aquel momento, aunque la mejoría de resultados se debiese al esfuerzo y trabajo, todos lo hemos achacado a una colección de trampas y embustes. Todo lo bueno que han hecho en 2013 queda empañado por la sensación de que tienen gran parte de culpa en el injusto cambio de los Pirelli a mitad de año. Mercedes ha contado con un coche veloz pero poco consistente y con dos pilotos fuertes pero que se han mostrado competitivos entre destellos y fiascos. Un buen año que les hace estar en todas las apuestas para 2014 pero sin que todos confiemos en que lo hagan sin sufrir y buscando ventajas de formas no muy ortodoxas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario