Balance 2013 XXIII: Sutil, Di Resta y Ricciardo

Los dos hombres de Force India encaraban la temporada con las esperanzas puestas en un monoplaza que las empezó cumpliendo durante las primeras carreras. Aunque Adrian Sutil empezó con un mejor resultado que su compañero, pronto se vio superado. Los problemas de fiabilidad y los errores de su equipo le arrebataron la posibilidad de conseguir puntuar en más ocasiones y repetir actuaciones como la de Mónaco. Allí, el alemán protagonizó una de las imágenes del año a superar a Alonso en 'Loews' y terminar 5º. Su rendimiento ha quedado lejos de las cifras que alcanzó en  2011 con Force India, que (extrañamante) prescindió de él como piloto titular para la siguiente campaña. Por eso no sorprende que esta escudería no siga con él para 2014 y que Sutil se haya tenido que buscar las habichuelas en otro destino. Por fortuna para él le veremos en Sauber. Al igual que otros rivales, la próxima temporada puede ser un todo o nada para el germano, que cada vez cuenta con menos crédito en este mundo.

Extraña y sorprende que, mientras Sutil seguirá en la F1, su compañero no lo haga. Aunque no ha terminado de eclosionar ha quedado muy claro que Paul Di Resta atesora mucha más calidad que el alemán. El joven británico se ha mostrado fuerte y correcto, competitivo y rápido, y no se entiende que le digan adiós cuando su coche ha sido su peor enemigo. Es injusto que uno siga y el otro no, pero quizá este no sea el sitio para el piloto escocés, acostumbrado a ganar en otras categorías en las que seguro vuelve a tener éxito. Di Resta ha hecho una buena temporada que se ha visto empeñada por la enorme caída de rendimiento de Force India en la segunda parte del año.

"El premio" que supone para Sutil seguir compitiendo en la F1 parece pequeño con el que ha obtenido Daniel Ricciardo con su salto de Toro Rosso a Red Bull. Es cierto que ha mejorado respecto a su estreno en 2012 y que ha batido a Vergne, pero es posible que competir en el primer equipo sea un galardón exagerado para los méritos del australiano. El joven y sonriente piloto tiene suficiente talento y velocidad para estar en esta categoría pero puede que las condiciones no sean las adecuadas para ello. Enfrentarse a Vettel es muy diferente a hacerlo ante el francés con el que ha compartido garaje durante dos años. Ricciardo puede ser aun más dócil que Webber pero serlo desde el principio puede frenar su crecimiento como piloto. Está claro que negarse ante tal oportunidad sería un error aun mayor, así que la posición del australiano es difícil de todas todas... veremos si consigue inquietar a Sebastian o sucumbe ante el arrollador rodillo del tetracampeón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario