Balance 2013 XIV: Felipe Massa

Desde que en 2008 se le escapase la posibilidad de ganar el mundial y en 2009 sufriese un grave accidente en Hungría, el rendimiento de Massa cayó en picado. Los últimos cuatro años en Ferrari han sido un continuo debate sobre su permanencia. En 2010, con su lesión muy reciente, apenas se habló del papel del brasileño, salvo por el "Fernando is faster than you" de Alemania. Lo cierto es que, salvo unas carreras contadas, los resultados de Felipe no se acercaron a los de Alonso. Después de este año de lógica calma y con unas cifras, más o menos, aceptables llegó 2011: los Red Bull arrasaron, pero peor fue la comparación con su vecino de garaje, que logró 10 podios por ninguno del sudamericano. Si en aquel año ya sonaron muchas voces que pedían su sustitución, con el horrible comienzo de 2012 se intensificaron, pero una segunda mitad de año más competitiva le salvó de la quema otra vez.

Pero en 2013 se acabaron las segundas oportunidades. Si en 2009 hubiese terminado la temporada su resultado hubiese sido mejor que el de esta campaña, lo que hace de este año el peor de su trayectoria en Ferrari. Podríamos debatir horas sobre la situación de los de Maranello y lo adecuado o no de sus decisiones, pero no lo haré porque ya expliqué lo que pienso sobre todo este tema hace meses. Se ha hablado mucho (casi siempre de forma sectaria y errónea) cuando Massa ha superado a Alonso en clasificación o en carrera (2 veces en un año por los fallos del español) poniendo los santos en novena porque ocurría. Pura doble moral: pedir su salida de Ferrari por los malos resultados y criticarlo por lograr buenas actuaciones. Está claro que Felipe no está al nivel de Fernando, pero ahora que hay alguien que (se supone) lo estará se llora por las esquinas por el despido del brasileño. Sinceramente... no entiendo esta doble moral. Podemos debatir y opinar sobre todo, pero con criterio. Desde mi punto de vista, como aficionado a la F1 y seguidor de Ferrari, quiero que esta escudería esté en la lucha por las victorias y si hay dos pilotos que las pueden lograr mejor que mejor.

El año de Felipe Massa ha sido malo por varios motivos: el Ferrari fue de más a menos, los neumáticos y el monoplaza no se adaptaban a la forma de conducir del brasileño, ser el segundo piloto siempre lastra los resultados propios cuando se puede favorecer al líder, y por último, la capacidad física y mental parece estar lejos de rivales como Alonso o Vettel. Por todo ello puede que su fichaje por Williams le venga bien a Massa para coger moral y fuerza ante un nuevo reto, empezar de cero con la nueva normativa en una escuadra diferente y alejarse de la larga sombra que Fernando ha proyectado sobre él. Felipe puede tener una oportunidad única para reivindicarse y volver a asomar la cabeza, o para enterrarse definitivamente y decir adiós a la F1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario