Balance 2013 IX: Kimi Räikkönnen

La temporada de Kimi despertó muchas expectativas con su victoria en la cita inaugural. El finés salía 7º en Melbourne pero unos buenos primeros metros le colocaron 5º, y en la vuelta 23 tomó el liderato, que perdió durante algunas vueltas, pero al que se aferró con firmeza para ser el primer líder del campeonato, un fugaz liderato. En Malasia sería Vettel el que saldría primero en la clasificación del mundial y no abandonaría esa posición hasta el final de la temporada. Después de estas dos primeras citas Räikkönen logró tres segundos puestos consecutivos que le colocaban en ese momento como la mejor alternativa al dominio de Sebastian, pero Mónaco, Canadá y Gran Bretaña le alejaron del alemán y permitieron a Alonso posicionarse como el principal candidato para llevarse el subcampeonato y mantener una mínima presión sobre Vettel.

Todavía faltaba por producirse un giro más, en Hungría. Allí Kimi situó la cifra de carreras puntuando consecutivamente en 27 y gracias a su segunda plaza en esta pista, y en la anterior cita en Alemania, volvió a superar a Alonso en la pelea por la segunda plaza del mundial de pilotos. Pero a partir de allí, a pesar de sumar dos podios más en Singapur y Corea del Sur, Räikkönen evidenció un empeoramiento en sus resultados por tres motivos: sus problemas de espalda de se agravaron, se anuncio su fichaje por Ferrari como sustituo de Massa y Lotus no podía hacer frente al pago de su nómina. Todo ello hizo que el finés pusiera fin antes de tiempo a la temporada en Abu Dabi. Una decisión que provocó que si compatriota Kovalainen se subiera en su coche en Austin y Sao Paulo, y que su equipo no pudiese luchar por ser subcampeón de constructores. Al final, Lotus finalizó como cuarta escudería y él, como quinto piloto detrás del campeón, de su futuro compañero y de Webber Hamilton, que le superaron, en parte, gracias a su ausencia.

Por eso, aunque esté claro que Kimi es uno de los pilotos más talentosos de la F1, este año ha defraudado. Empezar con una victoria, conseguir un récord de regularidad y fichar por el equipo con el que te convertiste en campeón puede resultar un gran balance si no se empaña con un buen número de actuaciones discretas y una despedida agridulce. Finalizar 5º sin haber disputado las dos últimas carreras empaña una temporada en la que Räikkönen empezó como uno de los favoritos al título.

No hay comentarios:

Publicar un comentario