Corea 2013: Carrera - Remate hasta fin de existencias

Vettel ha cumplido con los pronósticos y se lleva otra victoria más, la cuarta consecutiva y la segunda seguida en la que logra un Grand Chelem, algo que no sólo ha ocurrido en otras dos ocasiones: Alberto Ascari en 1952 encadenó dos triunfos con absoluto dominio en Alemania y Países Bajos; y Jim Clark en las carreras de Países Bajos y Francia en 1963... hacía 50 años que ningún piloto lo lograba. Es un reconocimiento que no da puntos, pero que demuestra la superioridad exultante de Red Bull y su piloto. Los años en los que Ascari y Clark también consiguieron lo que Vettel ha alcanzado hoy fueron un monólogo de ambos, y esta temporada (salvo al inicio) lo está siendo también. Si en Suzuka suma otro, será el primero en conseguir tres de forma consecutiva en la historia de la F1.

La carrera empezaba perfecta para el alemán, con Grosjean y Hamilton luchando por la segunda plaza y Rosberg cerrando a los Ferrari en la primera curva. Esta guerra ha provocado una llegada al final de la larga recta con muchos pilotos emparejados buscando un hueco. Massa se he llevado la peor parte, aunque por suerte no se ha llevado a nadie por delante. La maniobra ha provocado que su compañero no haya podido superar al alemán de Mercedes, y que perdiese la posición con un Sauber. Alonso ha tenido una carrera muy complicada, sin ritmo en las zonas reviradas y con un Hulkenberg muy rápido en recta y combativo en curva; y sólo los problemas de Rosberg y Webber han impedido que acabase octavo.

Los Lotus han sido los únicos capaces de seguir (de lejos) a Vettel. Una nueva remontada de Kimi le ha aupado a la segunda posición, aunque con algo de polémica al superar a su compañero al límite y porque el equipo no ha dejado al francés luchar para recuperar su posición. Tras ellos, Nico Hulkenberg iguala su mejor posición con un cuarto puesto luchado ante los ataques de Alonso y Hamilton. Lewis ha tenido el podio en su mano, pero una errática estrategia de Mercedes ha acabado con todas sus posibilidades.

Las posiciones de puntos las cierran un grupo de pilotos que han sumado problemas durante toda la carrera, y aún así se llevan algo de botín. Rosberg tuvo una larga parada en boxes cuando su morro se cayó al adelantar a su compañero, Button tuvo que entrar muy pronto con el morro tocado, ya sabemos lo que le pasó a Massa y Pérez cierra la lista de los 10 primeros clasificados. Y es el mexicano quién ha dado algo de pimienta a una carrera con un safety car provocado por un reventón en la recta de Yeongam y luchando con todos los pilotos lationamericanos por los puntos.

El relanzamiento de la carrera tenía a Webber muy atrás porque tuvo que cambiar sus neumáticos por un pinchazo. Pero las desgracias nunca vienen solas para el australiano. Sutil le tocaba, dañaba los escapes del coche de Mark y el monoplaza ha ardido hasta que los inexpertos comisarios coreanos han acudido con extintores a sofocar la fogata. El incidente ha provocado que saliese otro coche de seguridad, tras el que han seguido las luchas más animadas de una carrera, que si no hubiese sido una de las más aburridas del año. Sé que lo he dicho y escrito en varias ocasiones, pero no dejaré de expresar que Yeongam me parece una de las peores creaciones de Tilke.

Poco más que añadir, salvo la decepción por el mal papel de Toro Rosso cuando tenían a Ricciardo muy bien colocado, y de Williams, que ha terminado dando giros al ritmo de los Caterham. Sin apenas tiempo, todos a Japón, donde Vettel puede ser campeón si gana y Alonso es 9º o peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario