Italia 2013: Carrera - Monza ¿último asalto?

El Gran Premio de Italia 2013 se presentaba como un punto de inflexión para los perseguidores de Vettel. El sábado se empezaban a descolgar los dos primeros candidatos: Kimi y Hamilton vivían una complicada sesión de clasificación y se quedaban fuera de la Q3, en el caso del inglés, por primera vez desde Malasia 2010. Aunque, ya de por si, eran los que tenían más complicado pelear con el alemán, nunca viene de más una mayor presencia de contendientes para inquietar al líder. Alonso se quedaba sólo ante el peligro.

Una buena salida del alemán despejaba su camino hacia la victoria. Los Ferrari, a pesar de realizar una buena salida, sólo conseguían superar a Hulkenberg Webber. Vettel se escapó a pesar de que tuvo que bloquear una de sus ruedas en la primera curva, pero ni ese plano en su neumático frenó al germano hacia su tercer triunfo en Monza. La única esperanza del equipo italiano era un desfallecimiento temprano de las gomas de los Red Bull, que aguantaron sin problemas. Alonso esperó todo lo que pudo para realizar su parada, pero esa estrategia tampoco fue suficiente para inquietar a un Sebastian que disfrutó de una cómoda ventaja durante toda la carrera.

Con los de la bebida energética y los de Maranello ocupando con claridad las cuatro primeras plazas de la cita italiana tenemos que echar la vista para atrás, pero no demasiado. Hulkenberg confirmó las buenas sensaciones del sábado después de alejarse de la pelea en la salida para centrarse en su ritmo y contener los posibles ataques que pudiesen llegar por detrás. El germano cuajó la mejor actuación del año para un Sauber que ha perdido gran parte del brillante comportamiento de 2012. Sólo su compatriota y tocayo Rosberg inquietó con su Mercedes la quinta posición final de Nico. Tras ellos, pero bastante lejos, encontramos a Ricciardo y Grosjean, que a punto estuvieron de ser superados por un Hamilton que, además de salir atrás, sufrió un pinchazo que le obligó a pasar dos veces por los garajes. Buena carrera de este británico, y no tanto la del también inglés Button, que sufrió para conseguir el último punto en juego por delante de Räikkönen y su compañero Pérez, y el compatriota de este último, Gutiérrez, que cuajó una buena actuación, aunque lejos del rendimiento de su compañero en Sauber.

Todavía quedan siete carreras, muy pocas desde la perspectiva de Alonso y muchas desde la de Vettel. Hay que reconocer que 53 puntos son muchos para remontar cuando quedan 175 por disputarse. El de Red Bull puede ser campeón aunque el español se lleve todos los trofeos de ganador que quedan por entregar, "sólo" tiene que seguir sus pasos. Pero no podemos marcar Monza como el punto de inflexión. Llega Singapur, una carrera en la que sólo Hamilton ha inquietado a los dos primeros del mundial. El trazado urbano puede mostrar con más claridad dónde está cada contendiente: en principio el bólido de Vettel será superior, visto lo visto, pero no podemos descartar que lo visto en Italia sea algo engañoso. Será complicado ver a Ferrari dominar la gira asiática, así que lo más probable es que a partir de octubre todo el trabajo de los italianos se centre en una temporada 2014 llena de incógnitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario