Previa Bélgica 2013 II: Predicción meteorológica Spa

Es muy raro que durante las tres jornadas de un Gp de F1 en Spa no llueva sobre el circuito, y las previsiones nos auguran un 2013 con bastantes posibilidades de chubascos. A estas alturas todos los modelos que consultemos nos predicen tiempo seco para el viernes, y lluvias y descenso en las temperaturas desde el sábado, pero varían en señalar al sábado o al domingo como la jornada más complicada. Mi experiencia hace decantarme hacia aquellas previsiones que auguran que los primeros y segundos entrenamientos libres se disputarán sobre la pista seca, y es posible que los terceros (ya en sábado) también. El peligro llega el mediodía del sábado porque todo apunta a que pueden producirse tormentas y chubascos intermitentes (puede que fuertes) que condicionen por completo la lucha por la clasificación.

En esta página (para el sábado) podéis seguir las previsiones de la agencia meteorológica belga que marca unas temperaturas que no superarán los 20º durante todo el fin de semana, con viento flojo y tiempo muy inestable. La fiabilidad de sus pronósticos es alta para ambos días. He consultado diversos modelos meteorológicos que caminan por la misma ruta, y parece que las tormentas, acompañadas por lluvias débiles o moderadas, harán acto de presencia en la jornada dominical (con menos probabilidad) y en la tarde previa (con más fuerza). Aquí podéis ver lo previsto para el día de la carrera.

Aunque lo realmente útil para saber si la lluvia llega o no a Spa es el radar de precipitaciones. En esta imagen señalo el punto en el que se encuentra situado el circuito para poder seguir la evolución de los posibles chubascos que se acerquen al trazado belga. Aunque aviso de que es una zona muy complicada (y más con tormentas de por medio) para observar la creación de núcleos nubosos con lluvia y su movimiento, esta es la herramienta más útil para seguir (desde la distancia) el recorrido de unos chubascos que siempre traen de cabeza a los equipos y pilotos, pero que añaden una característica muy especial para los espectadores. Eso si, lo único que esperamos es que la lluvia no condicione tanto el resultado como, por ejemplo, lo hizo en 1998.


Aquel año se produjo una de las mayores montoneras de la historia de la F1, además del recordado incidente entre Coulthard y Schumacher, que provocó la ira del alemán en el garaje de McLaren mientras en Ferrari le pedían calma ya que el escocés, que iba a ser doblado, no pudo hacer nada para evitar la embestida de un líder destacado que tiró a la basura una carrera que tenía ganada. Una locura de carrera que propició el único doblete de Jordan con la victoria de Hill y el segundo puesto de Ralf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario