La mitad del camino: análisis de medio 2013

Aunque con media temporada disputada se pueden sacar muchas conclusiones no se debe caer en el victimismo y derrotismo de los teóricamente perdedores, ni en el triunfalismo de los que ya se ven vencedores. Hay decenas de datos y estadísticas a favor y en contra de ambos bandos, así que tranquilidad, ante todo tranquilidad.

Pero claro, hay quienes pueden estar más tranquilos, y esos son los chicos de Red Bull. Tienen a Vettel sacando todo el partido a un coche que vuelve a estar por delante de todos sus rivales. El alemán sufrió el año pasado y le ha servido para ganar consistencia cuando no sale delante y logra liderar la carrera. Además, su mayor mancha en el expediente de esta temporada se ha diluido casi por completo. Pocos se acuerdan ya del Multi21 y su lamentable sarta de disculpas primero y reafirmaciones posteriores ante su compañero de equipo. Webber se va sabiéndose maltratado por las circunstancias y por un vecino que, aunque le pese a Mark, le ha superado en la gran mayoría de las ocasiones. Y para colmo, los austriacos han logrado que sus máximos rivales se vean envueltos (con más o menos fundamento) en la carrera sucesoria por el asiento del australiano. Que Kimi tiene muchas papeletas es indudable, pero no sabemos si Alonso ha llegado ni siquiera a comprar un boleto.

Y esto me da pie para hablar de los que ahora mismo están atravesando su peor momento. Si tengo que criticar a Alonso cuando hace declaraciones absurdas, salidas de tono o excusas sin sentido lo hago, pero esta vez tengo que aplaudir el papel del español dentro de su equipo. Los mensajes del asturiano tras la carrera en Hungría sólo llevaban realismo, pero en ningún momento cayó en acusaciones hacia Ferrari ni en el victimismo. Se mostró, incluso, positivo y siguió lanzando frases de ánimo y apoyo para todo su entorno. Así que el señor Montezemolo (aunque luego ha visto su error y ha querido rectificar) sólo ayudó a Red Bull en su campaña de artificios al pegar un tirón de orejas al español en su cumpleaños. Y falla aún más porque ese tipo de regañinas no suelen surtir efecto, y si lo hacen es en privado, sin enseñar las cartas a los demás jugadores.  Pero, si eres ferrarista (como es mi caso) no caigas en el desánimo; y si no lo eres no cantes victoria ante el rival herido. Los italianos tienen una buena base con el coche de este año, pero no tienen la vela de su embarcación desplegada hacia el lugar adecuado. Si corrigen algunos ligeros errores pueden volver a estar donde estaban en las primeras citas del año.

El mayor problema de Ferrari no sólo está en su rendimiento, tiene más variables. Y esas variables son el buen trabajo de Lotus y Mercedes. Aunque los germanos hayan tenido una ayuda extra que les ha hecho ser mucho más fuertes desde la cita en Montmeló, lo cierto es que era cuestión de tiempo que lograsen un equilibrio que hiciese que su coche fuese un clasificador excelente y que también se defendiesen con garantías en carrera. Sigo pensando que la mejor dupla de pilotos es la que forman Hamilton y Rosberg, y que ambos son los que más guerra pueden dar a Vettel si su coche sigue progresando de tal forma.

Kimi es el segundo clasificado pero su coche, más regular que el Ferrari, parece sufrir algunos altibajos de rendimiento. Y si es cierto lo que apuntan algunas fuentes, es posible que Lotus pase por problemas financieros que recorten la capacidad de evolución del monoplaza. A pesar de todo cuentan con un coche sólido en casi todas las situaciones que puede ser un enemigo incómodo en carreras en las que ir a contra corriente suponga una ligera ventaja. Pero si esos apuros económicos se instalan en el equipo pueden dejar de ser una alternativa fiable a luchar por el campeonato, aunque nunca les debemos descartar.

Force India ha ido perdiendo la fuerza que demostraron en las primeras citas del campeonato y han perdido toda la ventaja que habían acumulado sobre McLaren. La escudería asiática está perdiendo fuelle, pero a poco que hagan pueden igualar su mejor clasificación en el mundial de constructores (sextos en 2011) o superar su récord de puntos del año pasado (109) ya que con su 5ª posición actual y 59 puntos lo tienen cerca, y más si observamos como suelen terminar con fuerza las temporadas. Eso si, otros años no se han tenido que pelear con McLaren. Los británicos están ante una de sus peores temporadas aunque en las dos últimas carreras han maquillado algo su balance y tienen intención de seguir mejorando para, al menos, lograr un podio que borre el gris que domina sus resultados.

En Toro Rosso están ante su mejor campaña desde que tomaron 'prestada' la identidad de Minardi en 2006, si exceptuamos la temporada 2008 en la que quedaron por delante de sus hermanos mayores de Red Bull gracias a la victoria de Vettel en un lluvioso Monza; y en unos registros muy similares a los que consiguieron Buemi y Alguersuari en 2011. Unos buenos datos que tienen en la caída, descalabro mejor dicho, de Sauber y Williams su explicación; y también en que ni Caterham ni Marussia son capaces de recortar la enorme diferencia que les separa del resto. Al menos los de Grove han conseguido que Maldonado haya sumado un punto después de 10 carreras, cosa que los dos modestos equipos que cierran la parrilla no pueden ni soñar.

1 comentario:

  1. Gracias a todas y todos los que leéis los artículos de este blog y por hacer que con esta entrada haya superado las 10.000 visitas. Espero que os siga gustando mi trabajo.

    ResponderEliminar