Previa Hungría 2013 III: ¿Qué ocurrió en 2012?

Los McLaren mostraron el año pasado en Hungría que tenían el coche más competitivo en muchas carreras, y en esta carrera lo demostraron. Hamilton consiguió la pole y resistió los ataques de unos Lotus que se postularon como las principales alternativas al británico. Pero antes de avanzar hasta el domingo me quedo en la sesión de clasificación que volvió a evidenciar la poca competitividad de los Ferrari para luchar por las primeras líneas, y que no contó con la participación de ambosMercedes y de Webber en la Q3.

El suplicio para los pilotos de los coches plateados creció el domingo sin tomar la salida. El monoplaza de Schumacher se quedaba parado en su 17ª plaza y obligaba a dirección de carrera a abortar la salida. De las 70 vueltas previstas se restaba una, por lo que el GP se disputaría sobre 69; y Michael tendría que salir desde la línea de boxes. El alemán, enfadado con su destino, superaba la velocidad máxima en esta zona después de que los mecánicos arrancasen su motor, lo que le costaba un drive thorugh en las primeras vueltas. Pero la cosa no quedaba ahí porque a 11 vueltas del final tenía que abandonar al recalentarse su propulsor. Sólo Karthikeyan acompañó al germano en la lista de bajas en una carrera con pocos incidentes y sin apenas adelantamientos.

En las primeras vueltas vimos la mayor parte de los cambios de posición gracias a un cambio de papeles que se tradujo en una buena salida de Webber y una mala de Alonso. Sin embargo, el español consiguió reponerse y en las primeras curvas logró adelantar a Kimi; algo que también logró Button con Vettel. Lo bueno es que fue el finés el que inquietó a Hamilton en el último bloque de la carrera y no el resto de pilotos que al inicio estaba delante de él. Para el español, muy combativo al inicio y conservador durante casi toda la carrera, el 5º puesto fue el mal menor con su rival más cercano (Webber) acabando por detrás de él y con el otro Red Bull fuera del podio, aunque lo intentó con todas sus fuerzas.

Pero Sebastian no pudo con un Grosjean que se mantuvo al acecho de Hamilton durante la primera mitad de la carrera, y mucho menos con un Räikkönen que tomó el relevo de su compañero de una forma un tanto polémica. El piloto nórdico supero al galo con una maniobra similar a la que Maldonado protagonizó con un Force India, y al venezolano le costó una sanción. Lo realmente importante es que los hombre de Lotus flanquearon a Hamilton en un podio que los tres tuvieron que pelear, aunque está claro que ellos eran los mejores colocados para lograrlo gracias a un ritmo superior al de sus rivales y a una degradación más controlada de sus neumáticos en un fin de semana de bastante calor... como el que nos espera este año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario