Recordando estupideces 5: Ralf II

Como ya dije en el primer artículo dedicado a Ralf Schumacher la trayectoria del hermanísimo iba a dar mucho juego a esta sección. Tanto es así, que en esta ocasión voy a analizar unas cuantas jugadas que vivió uno de los rivales que más aplaudió su despedida de la F1 a finales de 2007: Fernando Alonso. El español tuvo más de un encontronazo con el piloto germano. Quizá, el inicio de esta tortuosa relación nace en el 5º GP de la temporada 2003. En 2001, con el asturiano en Minardi, no se dieron las condiciones necesarias para que ambos lucharan en pista, pero con uno en Williams-BMW y el otro en Renault llegó la guerra. Y qué mejor sitio que Montmeló, para que Alonso buscará la primera victoria de su carrera. Cuando el español intentaba dar caza al hermano mayor, había un escollo... el pequeño. Ralf intentó frenar al de Renault, pero no lo consiguió. Incluso perdió su posición con Barrichello,  su compañero de equipo, y fue doblado por su hermano.


Casi un año después se repetía una situación similar en el Gp de San Marino. Aunque Alonso no tenía opciones de victoria, tenía el podio a tiro si adelantaba a los dos Williams. Para llegar hasta Juan Pablo Montoya primero había que adelantar a Ralf, y al alemán le volvió a temblar la mano cuando vio la mancha azul y amarilla del que se estaba convirtiendo en su bestia negra. Otra vez sufría la humillación al perder la plaza con el español, y también con Trulli y Barrichello.

video

Pero el alemán debía de pensar que quién ríe el último ríe mejor y 4 semanas después de la carrera de Ímola hizo una de las maniobras más recordadas por los seguidores de Alonso. En el túnel de Mónaco se volvían a ver las caras, pero de forma muy diferente. El español perseguía a su compañero de equipo en busca de la victoria en el principado y Ralf, que ya había sido doblado por Trulli, no facilitó demasiado la maniobra al otro Renault. Bien es cierto que en aquellos momentos el asturiano era más joven e impulsivo, y que de haber sido más experto y tranquilo hubiese evitado el accidente, pero lo cierto es que mandar a Alonso a la zona sucia del túnel fue una estupidez que sólo respondía a un sentimiento de venganza ante un rival que le superó sin pestañear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario