De la FiA nadie se fía

No es cuestión de volver a dar más vueltas sobre lo mismo, ni de que penséis que le tengo ojeriza a la Federación Internacional de Automovilismo, pero es que a cada decisión que toman se hunden más en su propio fango. Si Mercedes y Pirelli son culpables de algo deberían recibir un castigo acorde a su falta, y no un tironcito de orejas que sólo intenta encubrir los propios fallos de la FiA.

Una reprimenda es lo que se usa con un niño desobediente, pero no con un adulto delincuente, y el test que realizaron Hamilton y Rosberg era ilegal. Pero lo más increíble del caso es que la otra parte de la "sanción" es la exclusión del equipo de Ross Brawn de los test de jóvenes pilotos: este castigo no se equipara en nada con la ventaja que pudieron obtener en las pruebas con Pirelli en Montmeló. Y lo más curioso es que la pena la propuso el propio equipo Mercedes en una esperpéntica disertación del abogado. Curioso... muy curioso.

Como estoy bastante harto de este tema no le dedicaré más líneas y, además, no las merece. Son más que suficientes para volver a cargar contra el máximo responsable deportivo de la F1, y que ahora mismo es su máximo enemigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario