Cine de Carreras 2: Las 24 Horas de Le Mans

Aprovechando que se acerca otra de las citas mas importantes del automovilismo mundial toca dedicar otro artículo a una película que centra su argumento en el ámbito de las carreras de coches. Quizá este segundo ejemplo no agrade tanto a los cinéfilos como lo podía hacer Grand Prix pero espero que no sean muy duros con esta cinta de 1971.

Estoy hablando de Las 24 Horas de Le Mans. Aunque en su ficha veamos que su director es Lee H. Katzin lo cierto es que el actor protagonista se implicó tanto en la película que adaptó el guión a su gusto e intervino en todo el proceso de realización de la cinta. No podemos olvidar que nos referimos a Steve McQueen, que junto con Paul Newman o Patrick Dempsey, ha sido el perfecto ejemplo de relación entre el mundo de las carreras y las estrellas de Hollywood: el personaje principal de las películas de animación Cars se apellida McQueen en recuerdo del actor norteamericano. Técnica y visualmente no es un alarde de genialidad, pero el intérprete y apasionado de los coches de competición quiso que las imágenes reflejasen con el máximo realismo posible lo que se vive en esta carrera. Aunque su caracterización como Michael Delaney le colocaba a los mandos de un Porsche 917 la realidad era bien distinta, ya que McQueen pilotó junto a Herbert Linge y Jonathan Williams un Porsche 908/2.


Ese Porsche 908/2 no era un coche cualquiera, y era diferente a todos los que competían. El prototipo en cuestión iba equipado con una cámara de cine anclada en la parte delantera que sumaba casi 70 kilos extra de peso y en una zona muy concreta, lo que afectaba a la velocidad punta, la aerodinámica y el paso por curva. Además, tenía que parar muchas más veces que sus rivales para cambiar los rollos de grabación. Aun así, consiguió completar 282 vueltas que nos dejaron imágenes espectaculares de un rodaje que coincidió con la carrera de 1970, y que curiosamente ganó un Porsche 917 como el que supuestamente pilotaba el protagonista de la película estrenada un año siguiente. Un 1971 en el que un 917 de Porsche volvió a llevarse la victoria, y pilotado por una cara conocida de la F1 actual: Helmut Marko.



En estos dos vídeos tenéis sólo los momentos de la carrera, pero la película completa se puede comprar y ver en gran calidad ya que ha sido remasterizada.


4 comentarios:

  1. La semana pasada me llegó en BluRay junto a Grand Prix 1966. Para mí son más documentos gráficos que películas

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué envidia me das! Pero en cuanto tenga BluRay las tendré en casa =D
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Te felicito por tu blog Alberto, no lo conocia y me ha gustado mucho la info. Entrare mas amenudo. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pablo. Me alegro de que te haya gustado. Yo también sigo el tuyo. Un saludo!

    ResponderEliminar