Recordando estupideces 4: Ralf I

Seguro que algún lector de "No Todo Al Rojo" se ha preguntado por qué después de los tres primeros artículos de la serie "Recordando estupideces" no había aparecido uno de los mayores metepatas de la historia reciente de la F1. La verdad es que se puede hacer un grupo de artículos dedicados sólo a este personaje. Hablo del hermanísimo, de la promesa sin recompensa... hablo de Ralf.

Hay muchos pilotos que no olvidarán el paso de este personaje. Alguien que sin ese apellido jamás habría llegado donde llegó porque lo único que compartía con Michael eran las malas maneras y un excesivo jugueteo con las trampas más absurdas. Y voy a comenzar este repaso a las hazañas más estúpidas de Ralf Schumacher con la que considero la más estúpida entre las estúpidas. Pero antes quiero que recordéis este otro hecho lamentable:


Era el 4 de marzo de 2001. Una fecha para el recuerdo por buenos motivos, como el debut de Alonso, Kimi o Juan Pablo Montoya; pero también porque aquel día falleció Graham Beveridge, un comisario de pista en Albert Park, por el golpe que recibió de una de las ruedas que salió despedida por el choque entre Villeneuve y Ralf Schumacher. Es evidente que gran parte de la culpa de este golpe es del canadiense, aunque al alemán se le reprochó frenar demasiado pronto para obstaculizar al, entonces, piloto de BAR-Honda. Pero no estoy analizando este fatal accidente, si no este otro:


Casi un año después (3 de marzo de 2002) en el mismo escenario (Melbourne, Australia) Ralf acelera con su Williams-BMW y hace lo mismo que le hicieron 364 días atrás. La estupidez, ya en si es tremenda, pero repetir la jugada que sufriste en tus carnes, que te dejó fuera de aquella carrera y que le costó la vida a una persona es imperdonable. Pero lo hizo, y gracias a la maniobra del pequeño de los Schumacher abandonaron otros 7 pilotos más (Barrichello se llevó la peor parte como es evidente), como un debutante Massa que no recorrió ni 200 metros. Los pocos que le pueden agradecer algo a Ralf por aquella maniobra son Räikkönen, que consiguió su primer podio y vuelta rápida en la F1; y Webber, el otro debutante aquel GP, que acabó 5º con un Minardi y sumó 2 puntos el día de su estreno, y además en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario