Motor nuevo... ¿vida nueva?

Motor nuevo, vida nueva. Parece que es lo que han pensado dos de los equipos históricos de la Fórmula 1. Si hace semanas conocíamos que McLaren volverá a confiar en los propulsores Honda a partir de 2015, hoy se confirmaba un rumor que crecía como la espuma: Williams montará por primera vez motores Mercedes.

Aquella relación tan fructífera que mantuvieron en la década de los 90 no se ha repetido en la temporada pasada y en la actual, y los de Grove no continuarán su acuerdo con Renault. Aunque está claro que Mercedes puede ofrecer un buen rendimiento, no parece que un cambio tan abrupto sea la solución a los problemas de Williams. No olvidemos que el próximo año todo cambia, y eso puede jugar en contra del equipo británico porque no podrá desarrollar el monoplaza de 2014 con la colaboración directa de su próximo suministrador de motores.

Con este cambio, los dos equipos británicos con más títulos volverán a compartir motor, algo que no suele ocurrir. Tenemos que viajar en el tiempo a 1982 para ver a ambas escuderías montar un mismo propulsor: Ford Cosworth DFV V8. De aquel año guardarán mejor recuerdo en Williams porque Keke Rosberg se llevó el mundial, aunque ni ellos ni McLaren lograron el título de constructores, que fue para Ferrari aunque sólo ganaron 3 carreras.

Así que, 32 años después, los chicos de Grove y los de Woking tendrán un mismo motor. Y además se da otra casualidad, ya que ambas escuadras empatarán a 10 en lo que a suministradores de propulsores se trata. Aunque parezca una cifra alta, hay vecinos británicos que han usado unos cuantos más: Lotus y Cooper con 13. Y por supuesto, los hay con muchos menos, como Ferrari, que aunque pensemos que sólo han llevado motores propios no es así: Clemente Biondetti dio 17 vueltas a Monza antes de que su motor Jaguar (si, Jaguar, han leído bien) se rompiese y tuviese que abandonar con su Ferrari 166S (dorsal 22) el Gp de Italia de 1950. Algo que, por supuesto, no se volvió a repetir... usar un motor foráneo claro, no lo de de abandonar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario