Recordando estupideces I: Kimi Räikkönen

En la parrilla actual de F1, el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. La metedura de pata de Ferrari y Alonso del pasado domingo tiene demasiados precedentes.

Hoy nos vamos a centrar en otro muy similar que se produjo en condiciones parecidas y opuestas al mismo tiempo. Nos situamos en el 29 de mayo de 2005, en Nürburgring, el domingo del GP de Europa. La anterior cita mundialista nos dejó una espectacular carrera en Mónaco. Kimi Räikkönen había conseguido recortar 5 puntos en su lucha por el mundial ante un Alonso que había arrasado en las primeras 5 citas del mundial con 3 victorias, un segundo y un tercer puesto. El finés de McLaren salía segundo, con Heidfeld en la pole y Alonso algo retrasado (6º).

La carrera pintaba bien desde la primera vuelta para Kimi. Adelantaba a Heidfeld y empezaba a sacar ventaja a todos sus rivales. Alonso iba recortando pero tenía que deshacerse de varios coches y enjugar muchos segundos de diferencia, pero una pasada de frenada de Räikkönen dejaba su neumático delantero derecho muy tocado a pocas vueltas del final. Casi de inmediato se vio que el plano en esa rueda crecía y provocaba una vibración creciente. Las ansias por recortar distancia al líder hicieron que ni el piloto ni McLaren se plantearan entrar a cambiar el neumático deteriorado. Quizá hubiese perdido la posición con el piloto de Renault, pero no con los demás, y a lo mejor pudiese haber peleado con Alonso por la victoria en las últimas vueltas.

Así que cuando Kimi empezaba la última vuelta con el asturiano pisándole los talones pasó lo que tenía que pasar...

Estas imágenes hablan por si solas de lo inadecuado de una decisión que requería forzar la suspensión del coche para proteger una posición que se hubiese perdido de todas formas. Por eso, se me hace difícil que alguien que vivió este accidente a pocos metros protagonizase el otro día una imagen muy similar. Seguro que Button recuerda mejor aquel día en el que Räikkönen pudo haberle impactado brutalmente. Y también el finés, que seguirá maldiciendo los dos grandes premios celebrados en tierras germanas en 2005, en los que abandonó cuando lideraba, y que le impidieron luchar por un campeonato que al final se llevó el piloto español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario