Lotus y Kimi: la alternativa a Vettel y su Red Bull

De las últimas 13 temporadas el ganador de la primera carrera se ha convertido en campeón en 9 ocasiones, y sólo Schumacher y Vettel se proclamaron campeones después de no subir al podio en la cita inaugural. Son sólo estadísticas tontas, pero el campeón desde 2000 siempre se clasifica como 4º o mejor. Unos datos que Hamilton no querrá ni mirar, pero que para Kimi Räikkönen son un gran apoyo para creer en sus posibilidades. Después de Malasia habrá que tener en cuenta otro dato: sólo siete campeones consiguieron el título sin subir al podio en alguna de las dos primeras carreras, y para encontrar al último tenemos que irnos a 1982 con Keke Rosberg y su Williams.

Toda esta introducción no tiene otra intención que apuntar hacia Kimi y su Lotus como serios aspirantes al título mundial. Pero esta no es mi única razón para pensar así.

Las sonrisas de Alonso y, sobre todo, de Vettel en el podio de Australia eran forzadas. El de Ferrari podría mostrar algo más de ilusión gracias a un resultado mejor de lo esperado, pero el alemán se sentía preocupado. Ambos daban por hecho que se verían superados entre ellos en algunas ocasiones, pero les cuesta contar con un invitado tan complicado como el finés.

No tenemos que dejarnos llevar por la imagen que ofreció durante las última temporadas en Ferrari. Räikkönen es un uno de los mejores pilotos de la parrilla. No sólo Alonso se ha quedado con la miel en los labios en varias ocasiones. En 2003, Kimi perdió la oportunidad de disputar el mundial a Schumacher con dos accidentes en las primeros metros de las carreras de España y Alemania; y en 2005 los dos grandes premios disputados en tierras germanas le privaron de optar a un mundial que Alonso cimentó en las primeras carreras del año.

En aquellos años a Kimi le faltaba experiencia y su McLaren no tenía la fiabilidad necesaria para un piloto con su ímpetu. Y este año, con dos temporadas de parón por medio, el finés tiene mucho más bagaje y una actitud más reposada en carrera. Sólo tenemos que recordar que en 2012 se quedó a sólo una vuelta de completar todas las de la temporada, aunque terminó todos los grandes premios y sólo dejó de puntuar en uno.

Ver a Kimi así puede ser una de las imágenes más repetidas del año. Quizá no gané en Sepang, pero lo volverá a hacer (o al menos luchará por hacerlo en muchas ocasiones). Las temperaturas altas no les iban demasiado bien a los Lotus en 2012, pero quién sabe. Los compuestos más duros que Pirelli lleva a Malasia harán que no sea tan determinante el ahorro de neumáticos, pero tampoco nos podemos olvidar de la lluvia. El agua puede hacer que la pista esté más fresca, y que Red Bull vuelva a sufrir ante los Lotus. Y tampoco hay que olvidar que Sepang es una pista que se le da muy bien al finés, aunque no tan bien como a Alonso.

Lo que puedo asegurar es que si el Lotus se sigue mostrando tan fiable, consistente y equilibrado tendremos a Räikkönen en el podio con mucha más regularidad que en 2012, y con claras opciones de llevarse su segundo título. Sólo una caída en el rendimiento del monoplaza y un exceso de ambición del finés pueden dar al traste con una temporada que se presenta muy bien para los coches de negro y oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario