La temperatura de los Pirelli

Sé que había prometido analizar otros temas, pero el necesario descanso nocturno que no he tenido durante un intenso fin de semana me ha llevado a plantearme una cuestión. Una pregunta que seguro se han hecho pilotos, ingenieros, periodistas y muchos aficionados: ¿cómo influye la temperatura en el comportamiento de los neumáticos?

Y me he puesto manos a la obra para analizar los tiempos de los equipos durante todas las sesiones de entrenamiento y clasificación y, por supuesto, en la carrera. Australia nos ha brindado la posibilidad de ver el comportamiento de las gomas con pista seca y temperaturas altas y bajas, con la pista encharcada, mojada, húmeda y casi seca. Esta variedad nos ha permitido hacer una primera valoración de cómo influyen las temperaturas en los nuevos Pirelli.

Y es después de este análisis cuando entendemos que en Red Bull no nos engañaron tanto cuando declaraban que se sentían ligeramente preocupados. El motivo de esta preocupación ha quedado patente después de la carrera de Australia: los "toros rojos" calientan demasiado bien los neumáticos. A una vuelta les hace casi inalcanzables, pero les impide hacer lo que les gusta en las primeras vueltas de la carrera. Webber se hundió y Vettel sufrió para mantener la primera posición que perdió ante Sutil, Alonso y Räikkönen. Y es que estábamos acostumbrados a que los Red Bull perdiesen algo de ritmo en la parte media de la carrera, pero dominaban sin problema en el final (con poca gasolina) y, sobre todo, en las primeras vueltas; y por eso sorprende que no tengan esa superioridad. Las dos primeras vueltas de Vettel fueron un espejismo, y la mínima ventaja que consiguió se esfumó. ¿Por qué? Seguro que hay respuestas más profesionales, más técnicas y más acertadas, pero yo veo una respuesta: los Red Bull calientan los neumáticos hasta el extremo, y con una pista fría no los puede conservar; y además los calienta de forma muy desigual.

En el otro extremo está Lotus y su buen comportamiento en todas las parcelas. Su única asignatura pendiente es conseguir algo más temperatura con la pista fresca para calificar mejor en esa situación, pero en las demás son los mejores: las gomas se calientan bien (sin excesos) y aunque presenten zonas con graining su ritmo no se resiente tanto. Han entendido las Pirelli a la perfección con temperaturas bajas. Seguro que su rendimiento en Sepang (si el calor aprieta) será mucho menos contundente, como ya vimos en los primeros libres del viernes en Australia, pero no creo que tampoco sufran demasiado.

Y en medio está Ferrari. No destaca en nada, pero no no rinde mal en ninguna situación. Las condiciones cambiantes les vienen bien, como ya vimos en Australia. Y si tienen que elegir entre pista seca y mojada, les beneficia ligeramente el agua; y entre un asfalto hirviendo o más bien fresco, la segunda opción también les va un poco mejor.

En una situación similar a Lotus, aunque en la distancia, está Force India. Los coches de Sutil y Di Resta son equilibrados y rápidos, pero desgastan algo más rápido que sus rivales sus neumáticos.

Mercedes está a medio camino del comportamiento de los Red Bull y los Ferrari. Por un lado calienta rápido sus gomas, lo que les da una buena opción de calificar arriba; y por el otro conservan bastante bien sus ruedas en todo tipo de condiciones.

Y después tenemos al pelotón de los perdidos, que no sabemos muy bien, si es que no los calientan o no lo los conservan; si les falta o les sobra apoyo aerodinámico; o si les falta encontrar un punto de equilibrio que les permita disponer de un conjunto competitivo. En la cabeza (negativa) de este grupo está McLaren: han tirado por los suelos la magnífica base de 2012 y han creado un coche lento en recta y en curva, inestable en frenada y en la salida de los virajes, y que encima se come sus neumáticos. Con problemas similares, pero no tan acuciantes está Sauber; y Williams está esperando unas carreras para terminar de entender su propio coche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario