Australia 2013: Q1

La pista de Albert Park vacía en la tarde-noche de Melbourne.
Sonará muy manido, pero lo de la FiA y su director de carrera Charlie Whiting no tiene nombre. Si alguien situado a miles de kilómetros observaba un radar meteorológico se ha dado cuenta de que los retrasos entre la Q1 y la Q2 estaban muy poco justificados, no comprendo como allí han tomado esas decisiones que han hecho que las primeras críticas a la naturaleza de la competición hayan llegado sin disputar la primera carrera. Y ya no me vale que la seguridad es la premisa. ¿Es seguro correr una parte de la clasificación 6 horas antes de la carrera? ¿Es justo que 6 pilotos ya no tengan opciones de mejorar y disfrutar de unas condiciones diferentes? ¿O qué esos 6 puedan descansar mientras los otros 16 tienen que buscar su hueco en la parrilla cuando un rato después tienen que correr dos horas? ¿Qué pasa si ocurre un accidente que daña un coche y su equipo no puede repararlo por falta de tiempo? Podría seguir durante muchas líneas cuestionando lo adecuado de las decisiones de la FiA, pero creo que está claro que hoy han vuelto a fastidiar a los pilotos, a los equipos, a los medios de comunicación y, sobre todo, a los aficionados.

Voy a dejar de lado esta polémica y me centro en el resultado deportivo.

Se daba por hecho que Marussia y Caterham caerían en la primera ronda, y también que los Williams lo tenían complicado. Lo sorprendente es que el damnificado sea Maldonado. Bottas se ha salvado y su lugar en el fondo de la parrilla lo ocupa otro novato: Gutiérrez.

Los 20 minutos de Q1 también nos han servido para señalar a los favoritos para ocupar las 3 primeras líneas de la parrilla de mañana: Red Bull, Lotus y Mercedes. 

Los dos Lotus marcándose de cerca.
El Red Bull de 2013 no ha perdido ni un ápice de apoyo aerodinámico respecto al de 2012, e incluso lo ha ganado. Si en seco puede dominar con rotundidad, con la pista mojada aun más. Y qué decir de Lotus. Sigue mostrándose muy fuerte y su aplomo en el asfalto está muy cercano al que presentan los coches de Vettel y Webber. Tanto Kimi como Grosjean han tenido suma facilidad en hacer los tiempos necesarios para pasar a pesar de haber estado situados en pleno tráfico.

Mercedes ha ido muy rápido. Si. Pero no han mostrado la misma firmeza que Lotus. Se han mostrado más nerviosos con la pista mojada e incómodos en el tráfico. Rosberg ha marcado el ritmo de la sesión con el terreno despejado, pero Hamilton ha tenido un pequeño accidente y se ha luchado con muchos pilotos. Si a un equipo le ha beneficiado el retraso de la Q2 y Q3 es a Mercedes.

En el otro extremo está Ferrari. Si a alguien le viene mal el aplazamiento de la calificación es a los de Maranello. A pesar del susto que se ha llevado Massa, su falta de ritmo con asfalto seco se recortaba algo bajo la lluvia. Su comportamiento en curva lenta y su menor dependencia del DRS les da una pequeña ventaja en condiciones complicadas, que desaparece cuando todo está seco.

Una incógnita que se va resolviendo poco a poco es el lugar de McLaren. Parece que el agua no les va mal y que tampoco están tan lejos como podíamos pensar en un principio. La otra gran cuestión seguirá sin resolverse hasta dentro de varias carreras: Williams está muy lejos de un rendimiento óptimo, sobre todo en calificación.

Sauber sigue sin cumplir las expectativas generadas en invierno y Force India se sigue posicionando como líder del pelotón medio.

Dentro de unas horas se completará la parrilla gracias a una decisión desafortunada de la FiA. Si tengo que pensar en algo positivo es que, siempre que no vuelva a llover, veremos con más claridad donde está realmente cada equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario