Australia 2013: Balance Ferrari

Seguro que entendéis que mi condición de ferrarista me obligue a mi mismo a dedicar mi primera entrada sobre un equipo a los monoplazas de Maranello.

Siempre intento que mi lado más tifossi no nuble mi objetividad y espero seguir consiguiéndolo, y aunque Ferrari se merece algunas alabanzas también tiene bastantes elementos que cortar, corregir o mejorar.

Es cierto que comparar el inicio de 2012 con el 2013 pueda ser una inutilidad total, y no son pocos los artículos y blogs que he leído en los que se dice que la referencia debería ser Brasil 2012. No es que no esté de acuerdo con algunas de estas premisas, pero me tengo que mostrar crítico con aquellos que aseguran que Ferrari no debe felicitarse por el trabajo que ha hecho con el F138. Si comparamos los resultados de Australia 2012 y Brasil 2012, con los de esta primera cita de 2013 podemos sacar varias conclusiones sobre los coches rojos.

La primera conclusión es que el nuevo coche es más estable que el anterior, aun más rápido y sigue siendo consistente en carrera; y además es algo más competitivo en clasificación y muy equilibrado. A todos los que sólo quieren centrarse en el rendimiento de los monoplazas en Interlagos les basta con comparar el papel de los McLaren: se mostraron intratables en Sao Paulo y en Melbourne ni les hemos visto. Y a los que sólo quieren tomar como referencia a lo sucedido en Australia el año pasado, más de lo mismo. No podemos analizar la evolución o los fallos de un equipo olvidándonos de lo que ha hecho durante toda la temporada pasada y durante los test invernales. Y tampoco podemos situar donde está una escudería sin observar dónde estaban y dónde están ahora sus competidores.

Y con todas estas premisas puede afirmar con poco temor a equivocarme que Ferrari sólo ha perdido terreno respecto a dos equipos. Lotus le ha ganado la partida, pero no sólo a los italianos, a todos los equipos. Y con Force India nos pasa lo mismo: muchos lo veíamos venir en las últimas carreras de 2012 y en los test. No digo que los coches de Kimi, Grosjean, Di Resta y Sutil estén por delante de los de Alonso y Massa, pero si que es muy probable que los Lotus tengan una posición ventajosa en algunas carreras y que los Force India den mucha guerra a los de Ferrari.

Con Mercedes, ni fu ni fa. Cada uno lleva su camino y tienen sus puntos fuertes en aspectos diferentes. A pesar de tal disparidad de criterio en el desarrollo de sus monoplazas creo que la escudería de la estrella y la del cavallino no se han alejado mucho la una de la otra.

Pero lo más relevante es que ha recortado la diferencia que tenía respecto a Red Bull, y parece que les pueden ganar la partida con más facilidad que en 2012. Pero tampoco podemos hablar de un vuelco en el rendimiento de ambos equipos. Para hablar de un auténtico cambio de papeles tenemos que hablar de McLaren. Los de Woking han empezado muy perdidos y, aunque la situación no parece tan grave como en 2009, tendrán que deshacer el camino que les ha llevado a tener un coche tan poco competitivo, como ya hicieron hace 4 años. Recordemos que en 2008 Hamilton ganó el campeonato, y en 2009 no subieron al podio hasta la décima carrera, lejos de Brawn Gp y Red Bull.

Con Sauber y, sobre todo, Williams, han marcado una gran distancia; y Toro Rosso, Marussia y Caterham tendrían que dar varios pasos adelante para alcanzar a Ferrari.

Así que el punto de partida podríamos situarlo como los segundos aspirantes al título empatados con Lotus, y con ambos por detrás de Red Bull. Y las opiniones del propio Alonso confirman que todo el paddock piensa que los de la bebida energética están por delante: "El Red Bull es claramente el monoplaza más rápido de la parrilla. Vieron un poco de degradación de neumáticos (en Melbourne) pero eso no significa que no sean los más rápidos."

Y ahora, los tirones de orejas. El primero es que siguen gestionando muy mal la relación entre sus dos pilotos. Massa está muy lejos de Alonso por resultados e imagen, pero lleva tres carreras seguidas por delante de sus compañero en clasificación. Entiendo que en las dos últimas carreras cediese su puesto inmolándose con penalizaciones ante supuestos problemas en su coche, o abriendo la puerta de par en par; pero no lo comprendo en la primera carrera. Aunque Massa tenga asumido el papel de segundón, es un piloto, y como tal quiere ganar y demostrar que puede volver a optar al campeonato; y perjudicarle a posta con los pit-stops no me parece la mejor manera de gestionar la relación de los dos pilotos. No es una base para iniciar una temporada que se puede volver a decidir por pequeños detalles.

La segunda reprimenda va hacia el equipo en general. Aun no se ha visto, pero creo que han descuidado algunas rutinas que les pueden dar problemas de fiabilidad. No puedo decir en qué baso mis sospechas porque por un lado son informaciones muy concretas que si digo pueden comprometer a alguna persona, y por otro lado porque son sensaciones que he tenido al observar ciertos comportamientos. Espero que no sea así, ni en Ferrari ni en nadie, porque siempre he creído que es uno de los elementos que más desvirtúa y afea este deporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario